La vida en “mute”

Mute

SnackEl teletrabajo y las nuevas tecnologías estarían llevando a la extinción a las llamadas telefónicas. El diario The New York Times publicó un ensayo sobre el aislamiento que provoca el home-office y cómo donde hace una década existían llamados o charlas con amigos ahora hay redes sociales y vínculos virtuales. Teddy Wayne, el autor del artículo, dice: “Un periodista freelance como yo puede pasar, aun en una jornada muy ocupada, todo un día sin hablar una palabra con nadie. Habitualmente, manejo todas mis interacciones personales o profesionales por sms o mail desde mi departamento”. ¿Una vida en estado “mute”? Un estudio de la consultora Pew demostró que, en el 2012, el 80% de los celulares se usaron sólo para escribir; en el 2007, el 57% de los teléfonos se empleaban para enviar mensajes de texto.

Cómo hacer rendir el día

Busy Brunch

SnackCada día, todos recibimos las mismas 24 horas. Entonces, ¿por qué hay gente que hace más y mejores cosas con su tiempo? Los especialistas en negocios investigan cómo hacer rendir el día y hablan de “invertir las horas”, con la misma lógica de cualquier otro activo económico: la revista Forbes estudió el tema en un informe titulado “demasiado ocupado para estar ocupado” y concluyó en 4 consejos para optimizar el tiempo de trabajo: elegir la efectividad sobre la eficiencia; priorizar las actividades; planificar el día cada mañana; maximizar las mañanas.

El secreto del éxito

Tempraneros, cumplidores de promesas y programados hasta para el ocio: así son los hombres que logran triunfar.

Apuntes: vidas privadas

El secreto de mi éxito

// Por Nicolás Artusi

Es un pinche en el Departamento de Correspondencia de una gran corporación pero el pálpito lo alienta a pensar que puede cambiar el rumbo de la empresa y de su vida: tiene lo que hay que tener. En 1987, la película El secreto de mi éxito muestra a Michael J. Fox trajeado como un proyecto de yuppie y resume la pasión de la década infame por el dinero y una manera salvaje de hacer negocios (en el título original, la palabra “succe$s” se escribe así, con la marca del dólar en la grafía). Ese mismo año, el mesiánico Gordon Gekko habría despreciado desde su búnker en Wall Street la buena voluntad del muchacho lobo: pasado de anfetaminas, él apostaba a la timba financiera para multiplicar los billetes. Es cierto que, aun a pesar del boom de la literatura de autoayuda económica, no existe un manual de recetas para el éxito. Pero se puede estudiar qué hicieron aquellos que fundaron grandes negocios. ¿Quién quiere ser millonario?  Sigue leyendo

Cómo maximizar la siesta

Naps boost work performance and improve health.

SnackAunque parezca una paradoja, en tiempos de híper productividad, la última tendencia es maximizar la siesta. La revista yanqui The Week publicó un estudio científico realizado por la American Psychological Association que demostró que dormir la siesta ayuda a asimilar nueva información, aumenta la productividad, da “subidones” de creatividad e incrementa la amabilidad. Pero también advierte sobre las cosas que no hay que hacer a la hora de la siesta. ¿Querés saber cuáles son?  Sigue leyendo

El siglo de los millennials

Cómo piensa y qué hace la generación malcriada de los veintipico, que exige la satisfacción inmediata de sus deseos y busca la gratificación instantánea.

Postales de la vida moderna

Millennials 1

// Por Nicolás Artusi

¿Qué estás haciendo en este momento? Probablemente, la respuesta sea “leyendo esta revista”. Está bien. Afinemos la pregunta: ¿qué estás haciendo en este momento de tu vida? ¿Lo que te apasiona? ¿No? Entonces, ¡empezá! En pocas palabras, ésta es la filosofía de la época. Con la retórica de una secta positivista, una declaración de principios a favor de la vocación y el placer, de la autogestión y el riesgo. Una diatriba contra la rutina del trabajo de oficina que te esclaviza de 9 a 18 y donde la recompensa (el aguinaldo, las vacaciones, ¡la jubilación!) llegará después de mucho tiempo de esfuerzo y sacrificio. Es la filosofía de los millennials, la generación de aquellos nacidos y criados entre 1981 y 1995, que en sus veintipico exigen la satisfacción inmediata de sus deseos y que buscan la gratificación instantánea: si es cierto que en tiempos de relaciones virtuales, uno puede quedarse en pijama todo el día pero sería imperdonable que no mantenga vital y atractivo su perfil en las redes sociales, la ambición de sus mayores será considerada la más alta renuncia frente al patrón: convertirse en el empleado del mes.  Sigue leyendo

Cómo comer con el jefe

El restaurante es uno de los escenarios de la vida corporativa. Consejos para cuando nuestro compañero de mesa es nuestro jefe.

Apuntes: vidas privadas

Mr Burns

// Por Nicolás Artusi

Ni una grasienta tira de asado ni un untuoso plato de tallarines con pesto: así en la comida como en la empresa, se aprecia la frugalidad. Si el misterio de las relaciones humanas se devela con una infinidad de pistas no verbales, aquel que sólo coma ensaladitas provocará desconfianza, por demasiado trémulo, y el que pida una botella de vino al mediodía cargará con el eterno sambenito del beodo: no sabe controlarse. En marzo empieza la temporada alta de reuniones y vuelve el almuerzo de trabajo, ese oxímoron de la vida laboral (una tortura placentera o un placer tortuoso), donde se decide mucho más que un plato: el Señor Gerente siempre estará observando al subordinado, en sus modales o en sus libaciones, para decidir el próximo ascenso o el inminente cambio de sucursal.  Sigue leyendo

La semana laboral de 15 horas

Imagen

ImagenEn la década del ’30, el economista John Maynard Keynes había predicho que, en un futuro próximo, los avances tecnológicos harían tan inútil la mano de obra humana que la semana laboral no tendría más de 15 horas. Fue uno de los pronósticos más errados de la historia. Aunque cueste creerlo, la Argentina es uno de los países del mundo donde más se trabaja. Y los Estados Unidos, la nación industrializada con mayor carga laboral. La errata de Keynes retoma importancia en esta época de freelancers: el tiempo fuera de la oficina (de trabajo o, incluso, de ocio) es sometido a las mismas reglas imperativas de aprovechamiento que el horario laboral. Es un desafío para psicólogos y antrópologos, que detectan que el hombre moderno va camino de la alienación.

Cómo ganarle a la lista de pendientes

SnackParece mentira, pero ya pasó casi una décima parte del año. Esta es la pura verdad. Y la lista de cosas pendientes aún no tiene ítems tachados. Mientras cada vez más personas trabajan por su cuenta, un dilema de la época es luchar contra la procrastinación pero, a la vez, no invadir la vida personal con la sensación de tener siempre trabajo por hacer. Por eso, especialistas en productividad personal aconsejan cómo afrontar una lista de tareas pendientes y, sobre todo, cómo ganar en la guerra cotidiana contra las miles de cosas que tenemos que hacer.

Multitasking

No permita que las cosas urgentes dominen su horario de trabajo. Establezca una cronología de deadlines importantes pero reducidos. Evalúe cuáles son las tareas que representan un avance en la conquista de sus objetivos.

Decida cuáles son las tres actividades más importantes del día. Haga tiempo para cada una de ellas, aunque otras “urgencias” lo distraigan.

Corte la lista por el final. Al principio del día, elimine el 20 por ciento de los ítems de su lista, asumiendo que no tienen una importancia crucial. Esto lo ayudará a poner el foco en lo realmente importante.

Cómo piensan los exitosos

Atleta, triunfo

SnackEl periodista Jeff Haden, columnista de la revista Inc., se pasó años estudiando casos exitosos de negocios y llegó a una conclusión: las personas más triunfadoras abordan sus trabajos de una manera diferente. Más aún: tienen una estructura de pensamiento que desafía las convenciones del sentido común, en discusión con los saberes establecidos. Según Haden, no se trata sólo de trabajar más duro o de tener una idea salvadora que pueda convertirte en millonario sino de trabajar de un modo más inteligente.

1. No tienen plan B.
Los planes de back up pueden ser una ayuda para dormir bien a la noche, pero también crean una salida fácil (y a menudo, ineficiente) cuando los tiempos se ponen difíciles.

2. Empiezan por el final.
Los exitosos deciden adónde quieren llegar y planifican todo su camino con ese objetivo. Su camino es “marcha atrás” y su mandamiento personal es nunca empezar con ambiciones pequeñas.

3. Evitan las multitudes.
La sabiduría convencional genera resultados convencionales. Sumarse a las masas, no importa cuán a la moda estén las masas o la avidez de la gente por comprar un producto, es una garantía de mediocridad.