Semillas de maldad

Ahora dicen que, desde que probaron la marihuana, “aman a toda la Humanidad”. Pero hace 10 años crearon la primera banda de teen pop nazi. Las descubrí en un viaje a California. Conozcan a las monstruosas Prussian Blue.

// Por Nicolás Artusi / Burbank, California

La ilusión de una América republicana y democrática se desvanece cuando la prensa te informa de cada paso de los miembros de la monarquía local (Paris, Mary Kate, Lindsay, Jessica) y directamente se pulveriza cuando te presenta a las que vienen en la línea de sucesión: las hermanitas Lamb y Lynx, princesas herederas del pop, cantantes del grupo Prussian Blue (“azul prusiano”), portavoces de la supremacía blanca y admiradoras confesas de Hitler. Si pasás una temporada en Burbank (“una ciudad tan conservadora que se parece más a Kansas que a la enloquecida Hollywood”, avisa Yahoo! Travel) podés encontrar su disco en la sucursal de Virgin o toparte con ellas al sintonizar ABC, el canal 7 del aire local, donde hicieron caritas ante las cámaras del programa Primetime. Lamb y Lynx Gaede son casi como cualquier americanita de 13, nativas de Bakersfield, acá nomás en California, y poseedoras de la mayor ambición nacional: alcanzar una estrella. Sigue leyendo

La adicción del pop a su propio pasado

Vivimos en una era en la que la cultura pop enloqueció por lo retro y la conmemoración: el reconocido crítico inglés de rock Simon Reynolds publica el libro Retromanía, la adicción del pop a su propio pasado, que analiza el furor por bandas que vuelven a juntarse, las reediciones, los mashups, las biopics y los documentales de rock. La sobreabundancia de influencias e imágenes del pasado producto de las nuevas tecnologías (MP3, iPod, YouTube, blogs, MySpace, Spotify, etc.) parece haber convertido a artistas y oyentes en arqueólogos, profanadores y archivistas. Y al reciclado y la recurrencia en rasgos estructurales de la escena musical. Reynolds se pregunta: “¿Nos dirigimos acaso hacia una especie de catástrofe ecológico-cultural, en la que la búsqueda en los archivos de la historia del rock también se agotará? ¿Qué sucederá cuando nos quedemos sin pasado? ¿Hay algo en el paisaje musical actual –artistas como LCD Soundsystem, Lady Gaga o The White Stripes– que sea lo suficientemente rico para sustentar formas futuras de revivalismo? ¿O es que acaso el reciclado degradará el material original hasta un punto en el que ya no se le pueda extraer valor de uso alguno?”.

“No somos estrellas de rock”

Arctic Monkeys: a los 21, los inglesitos se niegan a la fama total y quieren seguir siendo gente como uno.

// Por Nicolás Artusi / Desde Filadelfia

“Ahora somos menos ingenuos”, concede Alex Turner, el cantante de Arctic Monkeys, declarada “la banda inglesa del siglo” (bué, de lo que va de él) y ésta será la confesión más amarga sobre su vida después del éxito. Junto al bajista Nick O’Malley sostiene una ilusión de pureza pre-paparazzi: el mito dice que, estén donde estén en el mundo, ellos se obligan a recordar cómo era todo a los 17 y cómo es ahora, cuatro años después: “Somos menos ingenuos”. “A los 17, supongo que éramos más vulnerables también”. “Pero no maduramos tanto desde entonces, probablemente no estemos tan lejos de ahí”. “Entonces tal vez seamos igualmente vulnerables”.  Sigue leyendo