“Gymtimidation”: miedo al gimnasio

Gymtimidation

SnackEn épocas de culto al lomo, los sociólogos de Inglaterra ya hablan de la “gimtimidación”: el neologismo define la intimidación que provoca la mirada ajena en el gimnasio. Una encuesta realizada entre 500 hombres y mujeres, encargada por la revista Cosmopolitan Body, develó que ellas se sienten el doble de avergonzadas que ellos al ser observadas mientras hacen ejercicio. Ante la mirada de los otros, las mujeres temen ser juzgadas por no estar en forma y el 20% de los hombres se siente avergonzado por no saber cómo hacer los ejercicios correctamente. El 97% de las mujeres confesó sentirse incómoda al desnudarse en los vestuarios y la mayoría de ambos sexos percibe los gimnasios como lugares donde la mirada crítica juzga demasiado a los demás.

Anuncios

Con la nena, sí

La ciencia confirmó lo que ya sabíamos: el padre es el modelo de hombre alrededor del cual las mujeres construyen su ideal romántico. Incluso para buscar su opuesto.

Apuntes: vidas privadas

Monsters Inc.

// Por Nicolás Artusi

Siempre en la búsqueda de abrigo y consuelo, la nena se abraza a los muslos largos y peludos del hombre que pueda ser su papá. Es casi un paso de comedia con final conocido, que se repite en plazas o parques donde el entusiasmo la anima a encontrar un padre aun entre las piernas extrañas (es literal, no abusen de las interpretaciones lacanianas). La confusión se resolverá con risas de propios y ajenos y, en una elipsis inevitable, al hacer FFWW hasta la adolescencia de esa niña trémula, el padre observará, entre complacido y consternado, que la hija perseguirá novios que se le parezcan mucho o que no se le parezcan nada. Él será el meridiano a partir del cual ella construya sus relaciones. En la tele, un folklore cómico popular repetirá el entuerto en infinidad de sketches, siempre con un padre protestón y de recurrente ascendencia italiana, que eterniza el remate como latiguillo y declaración de guerra ante la aparición de cada nuevo candidato: “¡Con la nena, no!”.  Sigue leyendo

Ejercicio: por qué menos es más

Exercise

SnackUn saber popular repite que si no se hace ejercicio casi todos los días no se verán resultados. Pero nuevos estudios discuten esa creencia. La investigación se publicó en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise y dividió en tres grupos a 72 mujeres sedentarias, a las que se sometió a distintas rutinas de entrenamiento (moderado, regular e intenso). Las conclusiones: después de cuatro meses, las mujeres que sólo entrenaron un par de veces por semana mostraron mejores resultados que las otras, que se veían más fatigadas y hasta con lesiones.

El fantasma de mi ex

Separarse ya no es lo que era. En tiempos de Facebook y otras redes sociales, resulta imposible no caer en la tentación del fisgoneo masoquista.

Apuntes: vidas privadas

Web

// Por Nicolás Artusi

Ya son los dos demasiado mayorcitos como para destrozarse, así que terminen esto de una manera civilizada: aunque te duela ver que ella prefiera apretar todas sus cosas en un bolsito de tan insoportable que se le hace vivir con vos, que se vaya, que olvide tu nombre, tu cara, tu casa y que pegue la vuelta. Y si te he visto, no me acuerdo. Un higienismo de la separación recomienda mantener distancia y no enterarse nada de nada pero, ay, es prender nomás la computadora que ahí aparece: ostentando su rapidísima recuperación ante el duelo del divorcio, feliz con amigos, en la liviandad del sentirse libre. Si en la comedia tontolona Los fantasmas de mi ex, la pesadilla del hombre era toparse con los muertos sentimentales que guardaba en el ropero, en la edulcorada Simplemente no te quiere, la mujer se lamentaba de la multitud de formatos que la tecnología ofrece para que un tipo la plante. SMS. E-mail. FacebookSigue leyendo

La guerra de los sexos en las redes sociales

Es fácil darse cuenta de que Google+ es para hombres y Pinterest para mujeres. ¿Pero qué pasa con Facebook y Twitter? Las mujeres son mayoría en ambas redes sociales y empiezan a ocupar lugares tradicionalmente masculinos, como los jueguitos: el 60% de los usuarios de los entretenimientos online de Zynga es femenino. Insólito: las mujeres mayores de 55 años juegan más que los hombres de entre 15 y 34. Todavía más vinculados al mundo del trabajo, los hombres son mayoritarios en LinkedIn, donde hay más de un 63 % de masculinos.

Los reyes de la comedia

Lo sabíamos: según la ciencia, somos más graciosos que ellas. Supervivencia o seducción, el humor tiene cara de varón.

// Por Nicolás Artusi

El experimento tuvo todo el rigor de cualquier universidad yanqui: cartoncitos con chistes de humor gráfico, pero con globitos en blanco. Dos grupos: de un lado, hombres; del otro, mujeres. Y en el medio, el desafío: completar las piezas con un texto cómico. Los resultados científicos confirman lo que suponíamos. Nosotros somos más graciosos, dicho por unos y otras. Hace treinta años, el blues brother John Belushi despertó las iras feministas con su afirmación (“las mujeres no son divertidas”), pero ahora deberían exonerarlo con una disculpa póstuma: según el estudio publicado en el Psychonomic Bulletin & Review de la Universidad de Southern California, los hombres sacamos 0,11 puntos más que las mujeres en el show del chiste. No es mucho, es cierto, pero alcanza para confirmar la rutina criolla del capocómico que se reserva el remate del sketch y que congela a ella en la prisión de la pluma y el conchero.  Sigue leyendo