El white trash llega a la ópera

Anna Nicole ópera

SnackEl gran estreno de la temporada de música clásica en Nueva York llega con el estreno estadounidense de una ópera estrenada en el Royal Opera House, en Covent Garden, Londres, titulada Anna Nicole y que cuenta la historia de la playmate malograda. En un insólito cruce de cultura alta y popular, se estrena este 17 de septiembre en la New York City Opera y es el ascenso del white trash a la música culta. En dos actos, la ópera cuenta la vida y la trágica muerte de Anna Nicole Smith, la conejita de Playboy que murió después de una vida plagada de escándalos y con múltiples disputas póstumas por su testamento y herencia.

 

Anuncios

Del caos a la alta costura

En el Museo Metropolitano de Nueva York, una muestra repasa la influencia del género en la alta costura. Y resume las contradicciones del viejo lema “hacelo vos mismo” en una sociedad dominada por las fuerzas del mercado.

“Punk: Chaos to Couture”

Punk, Met

// Por Nicolás Artusi / Desde Nueva York

Un vestido de noche, todo faldones, escotes y volados, confeccionado con bolsas de basura. Un crimen para la policía de la moda: ¡nailon en el imperio de la alta costura! La recoleta pasarela del primer piso del Museo Metropolitan de Nueva York se levanta imponente sobre la Quinta Avenida, obscena de pompa y circunstancia, y a metros del mítico templo egipcio de Dendur, una réplica a escala 1:1 del baño del bar CBGB consagra un nuevo orden de cosas en la cultura. La muestra Punk: Chaos to Couture (“del caos a la costura”) examina el impacto del punk en la moda desde sus ríspidos inicios a principios de los ’70 hasta hoy, cuando parece engullido por el mercado y cualquier telecomedia juvenil de Disney incluye a un niño díscolo con cresta y alfileres de gancho entre sus personajes, como ingenuo arquetipo del “rebelde”.  Sigue leyendo

Kriptonomics: pobres por un éxito

Kriptonita

SnackEn 1975, cuando se difundió que los estudios Warner Bros. estaban preproduciendo una película de Superman, los medios recibieron una carta de Jerry Siegel, uno de los creadores del Hombre de Acero, maldiciendo todo el proyecto. Casi 40 años más tarde se llama “kriptonomics” a los malos acuerdos comerciales de los inventores de productos millonarios: ideas que se convierten en kriptonita para sus dueños, que quedan atados de por vida a un mal arreglo y no pueden crear nada nuevo. Un ejemplo: en 1938, Siegel y Joe Shuster, los dos creadores de Superman, cedieron los derechos del personaje a DC Cómics… por 130 dólares. ¡Para los dos!

 

Brunch, la película

Its A Disaster

SnackCuatro parejas de amigos se reúnen a compartir el ritual del desayuno-almuerzo como todos los domingos hasta que, en medio de huevos revueltos, diarios y café, se enteran de que acaba de empezar el fin del mundo. Esta es la historia que cuenta It’s a Disaster, la primera película catástrofe dedicada al brunch. Los amigos quedan encerrados en una casa mientras el planeta se desintegra. Con humor negro sólo apto para “bohemios-burgueses” y un tono satírico sobre el narcisismo y el consumismo de la época, es la primera película que consagra el brunch como un ritual social, cultural y gastronómico de los tiempos modernos.

“¿Qué es lo más cool que hay en beneficencia?”

Bruno

“La beneficencia es una gran manera de hacerse famoso. Debía encontrar la mayor tragedia del mundo para ayudar”: con la aspiración típica de la época (convertirse en una celebridad), el supermodelo austríaco Brüno intenta llegar a la cima de Hollywood por la colectora: “Quiero una beneficencia que no implique mucho esfuerzo, pero que marque la diferencia”. En el ácido documental ficcional Brüno (2009), el incombustible Sacha Baron Cohen revisa la mugre pegada en cada peldaño de la escalera a la fama y así llega hasta las mellizas Nicole & Suzanne DeFosset, especialistas en dar prensa a las más diversas obritas de caridad. “¿Hay algo en lo que creas?”, preguntan ellas. “Me importa todo”, contesta Brüno. Después de discutir la conveniencia de pelear contra el calentamiento global, el supermodelo encuentra su epifanía: “Tengo muchas ganas de hacer algo, tal vez, por Africa. ¿Sigue estando de moda? O salvar a un animal en extinción. ¿Qué se está extinguiendo ahora?”. Delatadas en su cinismo ante la cámara, las hermanas dudan pero ante la pregunta exacta (“¿qué es lo más cool que hay ahora en beneficencia?”) responden casi a dúo, satisfechas en la certeza: “¡Salvar a Darfur!”.

La filantropía pop

Famosos obsesionados por los huérfanos de Malawi o por los niños desabrigados del Ecuador. En época de relativismos morales, la filantropía es un boom para las celebridades. ¿Madonna o Ashton Kutcher pueden salvar el planeta?

Postales de los tiempos modernos

Madonna, Malawi

// Por Nicolás Artusi

Siempre preocupado por las causas justas y urgentes, Bono baja de una avioneta en plena sabana de Uganda, acompañado por su esposa Ali. Llevan dos bolsos de cuero Louis Vuitton. “Cada viaje empieza en Africa”, reza el epígrafe del aviso de la supermarca francesa de lujo. ¿Cinismo o apenas inconsciencia? Un observador astuto podría calcular que, con el precio de dos carteras, comerían cientos de niños ugandeses durante cientos de días. Que lo solidario no embarre lo glamoroso: en épocas de relativismos morales, la nueva filantropía es un boom para los famosos, obsesionados por los huérfanos de Malawi o por los chicos desabrigados del Ecuador. Si es cierto que la ayuda al prójimo desventurado se inscribe entre los más nobles sentimientos, el humanitarismo vacuo y una visión ingenua del mundo nos repiten que, con buena voluntad y un eficiente jefe de prensa, Madonna o Ashton Kutcher pueden salvar el planeta.  Sigue leyendo

Música en tus oídos

Los auriculares son a los oficinistas lo que el casco a los obreros. En tiempos de caos y ruido, un pequeño espacio de tranquilidad y control.

Apuntes: vidas privadas

Auriculares Beats

// Por Nicolás Artusi

Una fantasía paranoide diría que la Matriz nos envía instrucciones inalámbricas y que nosotros respondemos como autómatas: caminamos por la calle con un aparato que nos tapa los oídos, en completa abstracción de la realidad circundante y, muchas veces, moviendo la boca, confirmando el sambenito social sobre los locos: ¿hablamos solos? Si la miniaturización fue la ambición máxima de la industria electrónica en los últimos años, los auriculares se convirtieron en un foco de rebeldía: cuanto más grandes, más potentes. Y mientras las nuevas leyes de la urbanidad prohíban escuchar música a todo volumen en colectivos y subtes, nos habilitan el último bastión de independencia humana mientras viajamos como ganado: crean un oasis de intimidad personal en el espacio público.  Sigue leyendo

La escritura a mano, el osito panda del siglo XXI

Bild

El sindicato de grafólogos, en alerta: uno de cada tres adultos no escribió nada a mano en el último medio año. Nada, ni la lista del supermercado ni un número de teléfono. Los teclados se vuelven omnipresentes en la vida cotidiana y, mientras nos comunicamos a través de SMS o redes sociales, la birome se pregunta alarmada, junto al teléfono y la computadora: ¿la escritura a mano se convertirá en una rara forma de arte en peligro de extinción?  Sigue leyendo