Vamos chica mala: la popstar brasileña más discutida del mundo

Vai malandra

“VAI MALANDRA”, EL VIDEO DE ANITTA.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

En primerísimo primer plano, un culo: enfundado en un minishort rojo, sin disimulo de la celulitis ni las estrías. Es el culo de Anitta, la última superestrella pop brasileña, y así empieza su video Vai malandra: con la arenga como título (“Vamos chica mala”) y casi 150 millones de reproducciones al momento de escribir estas palabras, es el mayor éxito en la historia de la música popular del Brasil. Pero además es objeto de sesudos estudios culturales. Ambientado en una favela con piscinas improvisadas y con incontables centímetros cuadrados de piel al desnudo, tiene una sensualidad galopante: Anitta mueve el culo frente a un grupo de machotes y, en esta época de revoluciones feministas, para algunos eso es inaceptable. Y para otros es la prueba de una mujer liberada, sin ataduras ni complejos: según la escritora brasileña Ivana Bentes, “el culo vivo de Anitta con celulitis y sin Photoshop es sujeto y no objeto”.

Mira acá “Vai malandra”, el controvertido video de Anitta.

Nacida como Larissa de Macedo Machado hace veinticuatro años en Río de Janeiro, Anitta empezó de niña imitando a Britney Spears frente a un espejo y hoy se dice de ella que será la próxima Rihanna o Beyoncé. Con una mezcla de funk, pop y hip hop, es la primera brasileña en ingresar al Top 10 de la revista estadounidense Billboard y al Top 20 de Spotify a nivel mundial: todo gracias a Vai malandra, el video que exuda sexo y que fue dirigido por el fotógrafo estadounidense Terry Richardson, ahora mismo acusado de decenas de abusos (en octubre fue prohibido en las revistas de la editorial Condé Nast: Vanity Fair, Vogue y GQ, las más importantes del mundo en su rubro). Ante las denuncias, Anitta pidió que se investigue, que hable la Justicia y blablablá. Mientras tanto, a ella también se la discute.

“Es una Marina Abramović del funk”, dice el escritor carioca Anderson França: pura pose. En un extenso artículo que le dedicó el diario inglés The Guardian se opina que Vai malandra toca el nervio sensible de la raza, el abuso, la desigualdad y la apropiación cultural. “Anitta es parte de la aparición de un feminismo viril y a la vez femenino”, la defiende Bentes: “La masculinidad y la virilidad pueden, sí, ser apropiadas y transformadas por las mujeres”. En el video, ella se exhibe con la arrogancia de un macho alfa y entre los hombres de la favela Vidigal parece adoptar una actitud más de victimaria que de víctima, lo cual no se condice con la realidad de un país que tiene índices altísimos de violencia contra las mujeres.

Pero además la acusan de apropiarse de los signos de etnia que no le pertenecen: con una piel de color té clarito, ella imita actitudes, poses o peinados de los negros aunque se blanquea la tez todavía más, en previsión de su estrellato internacional. “Anitta usa la negritud cuando le conviene”, escribió la reconocida activista Stephanie Ribeiro en su popular columna #BlackGirlMagic. Si es cierto que la contradicción es inherente al discurso público de cualquier ídolo popular, Anitta divide al Brasil quizá como nunca sucedió con ningún artista. Mientras se prepara para ser la próxima Beyoncé, ella esquiva las definiciones y responde a los que piensan que tiene más culo que cabeza: “Nadie es totalmente blanco en Brasil”.

Publicado en La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s