Un buen libro es una tabla para el naufragio

Libro, corazón

LEER, UNA EXPERIENCIA VITAL.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

“Los libros tienen la maravillosa capacidad de ofrecer algo que no puede dar ninguna otra clase de arte: la otredad”. Detrás de sus lentes, los ojos de Benito Taibo brillan con gracia: a sus cincuenta y siete años, vieron muchas cosas pero más que nada… leyeron. Nacido en México, es un periodista, escritor y ferviente promotor de la lectura: en sus novelas juveniles, a menudo protagonizadas por adolescentes ávidos de vida, los libros integran el equipaje imprescindible para la instrucción sentimental. Lo conocí en persona hace unos días, cuando visitó Buenos Aires, y entonces me dijo: “La otredad consiste en meterte en algún libro y convertirte en otro personaje. En las películas de Harry Potter, el actor Daniel Radcliffe hace del niño mago. Pero en el libro, yo soy Harry Potter o Sirius Black o Hermione Granger. ¡Con la literatura puedo ser quien quiera ser! Yo mismo a veces soy Wendy, de Peter Pan, o Aureliano Buendía, de Cien años de soledad”. Bestsellers entre adolescentes y adultos, los libros de Benito expresan un fenómeno de época: la lectura, a pesar de los pronósticos agoreros, es una pasión juvenil. Sigue leyendo

Anuncios

Sangre, sudor y lágrimas: el reality show de la antigua Roma

©Electric Ray

“BROMANS”.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

El pulgar decide la suerte. Cuando el dedo gordo del emperador apunte hacia el piso, el futuro del gladiador estará decidido. Ya no será la muerte, como hace dos mil años, sino algo peor para esta época: la expulsión del reality o el ostracismo televisivo, que para algunos es la forma más cruel de dejar de existir. “Vivir y sobrevivir como gladiadores”, es el lema de Bromans, el programa más insólito y grotesco de la temporada. Producido por el canal inglés iTV, es un concurso que desde el título promueve un híbrido entre bromance, la palabra que define el romance casto entre varones, y romans: en un coliseo de utilería, y apenas pertrechados con taparrabos y espadas, ocho gladiadores fugados del Golden deben superar distintas pruebas físicas ya no para escapar de las fauces de un león sino para conseguir el pulgar arriba del emperador y un lugar en el paraíso televisivo.  Sigue leyendo

Voces en algún lugar sobre el arcoíris

David Bowie, Laberinto

DAVID BOWIE EN “LABERINTO”.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

David Bowie me hizo gay. En la película Laberinto, con el pelo rubio desmechado, la camisa con volados y los tacos altos, provocó alguna clase de epifanía o la revelación de un mundo nuevo, en el que un personaje podía ser tan malvado como Skeletor y tan glam como la monumental Moria. Antes de eso, en 1973, Bowie había salido en la tapa del periódico inglés Gay News (donde se anunciaba “el gueto gay del rock”) y ésa es la primera imagen del sensacional libro David Bowie Made Me Gay, recién publicado en inglés: una cronología de cien años de música LGBT, desde Tchaikovsky hasta Lady Gaga. Para un adolescente fácilmente impresionable, la androginia de Bowie admitía la duda entre tantas certezas: tan sexual, tan astuto y tan extraño, ponía otros tonos en un mundo apenas coloreado de rosa y de celeste.  Sigue leyendo