La conquista de la casa como un método de superación personal

Conquistá tu casa

“CONQUISTA TU CASA”, DE MARIA TORTORA.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Los mandatos de la nueva literatura de autoayuda ya no proponen “cómo ganar amigos e influir a las personas” o “piense y hágase rico”. Ahora, con la sugerencia de “liberate de esos viejos adornos que ya no te dan placer”, se exige: “Tirá a la basura las convenciones y los prejuicios”. Estamos en la época de la decoración de superación personal. Y la publicación del libro Conquistá tu casa es un pequeño fenómeno: con la promesa de cambiar para siempre la manera de decorar, habitar y disfrutar del hogar, tiene la fórmula editorial de un juego participativo en el que al lector se lo invita a despojarse de cachivaches o a darle a sus objetos fetiche el lugar que se merecen ya no para lograr una casa decorada para una revista sino para conseguir algo más importante: la mejor versión de uno mismo. 

“Tu casa es el único lugar del universo donde las cosas son como vos decidís que sean”, dice María Tórtora, autora del libro y creadora de Casa Chaucha, un sitio que recibe millones de visitas y que reúne a los “amantes de la decoración popular”. Desde hace ocho años, María husmea con vocación detectivesca en casas ajenas para entender y mostrar cómo vive la gente: a diferencia de las revistas de decoración tradicionales, que convierten el epígrafe de una foto en una línea de catálogo (“sillón de Mueblería Rififí: 20 mil pesos”), en Casa Chaucha no interesa saber dónde se compró cada objeto o cuánto costó. El trabajo de María es el de una antropóloga de interiores que documenta el vínculo, a veces logrado y otras fallido, que tenemos con nuestras casas. Pero a diferencia de la japonesita Marie Kondo, que convirtió su terapia del orden en negocio multimillonario con una sola indicación (“tire y goce”), el método de la María nacional y popular es menos restrictivo y más permisivo: ¿te fascinan los muñequitos de los chocolatines o los enanos de jardín? Aunque sean el epítome del mal gusto para una decoradora chic, no los tires: quedate con tu verdad.

Entre tapas duras y repleto de fotos e ilustraciones, Conquistá tu casa es un raro caso editorial: organizado como un juego de mesa, está dividido en niveles (como el Wonder Boy, el jueguito favorito de María), ofrece batallas a superar y tiene trece misiones para descubrir el estilo personal y aplicarlo en el hogar. “¿Qué te motiva más: decorar un living de estilo nórdico o uno que homenajee a tu serie favorita?”, se pregunta. No hay censura en materiales o texturas pero tampoco se alienta el cualquierismo. Más que decoración, un arte menor tan efímero como el color de moda en la temporada, este método propone la edición del lugar en que uno vive para potenciar los aciertos y minimizar las frustraciones.

Y en el acto de ambientar el living, el dormitorio o la cocina se logra un curioso ejercicio introspectivo: si es cierto que uno no se conoce a sí mismo al ciento por ciento, la conquista de la casa va en búsqueda de un estilo escondido porque siempre es deseable vivir de acuerdo a lo que uno piensa o siente. “Tu estilo personal ya existe”, afirma María, con el ánimo tranquilizador y estimulante de un gurú: “Existe. Adentro tuyo. Encontrarlo y traducirlo es la recompensa”.

Publicado en La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s