La banda de sonido de una ciudad que ya no existe

Max Kansas City

MAX’S KANSAS CITY, EN NUEVA YORK.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Hubo una vez una ciudad que siempre amé a pesar de que no pude, y nunca podré, visitarla. No queda en un lugar sino en un tiempo: la Nueva York de los setenta es una de esas ciudades-mito en las que sueño que despierto cada vez que me duermo. ¿Cómo habrá sido el primer encuentro americano de David Bowie con Iggy Pop y Lou Reed? ¿Cómo habrá sonado el último concierto de la Velvet Underground? Los dos hechos, pequeños para la historia de la humanidad pero enormes para el adolescente fácilmente impresionable que fui alguna vez, sucedieron en el mismo lugar: Max’s Kansas City, un antro del barrio Grammercy Park que fue la sede social de la contracultura neoyorquina de toda una época. Por eso, la flamante reedición del disco Max’s Kansas City 1976, con abundantes rarezas y bonus tracks, es un acontecimiento musical y emotivo: son cuarenta canciones que rinden tributo a una Babilonia desaparecida.  Sigue leyendo

Las armas secretas de los yanquis para ganar la guerra

Five Came Back 2

FIVE CAME BACK.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Estados Unidos, 1942. Oficinas del Ejército. Interior. Día. Un general reúne a los cinco directores más importantes de Hollywood y les dice: “Pronto tendremos a doce millones de chicos con uniforme que nunca vieron un arma. ¿Cómo los curaremos cuando se enfermen de melancolía? Con el cine”. Parece ficción, pero fue realidad. Y es una de las escenas más emocionantes de Five Came Back, el sensacional documental que estrenó Netflix justo cuando se cumplen setenta y cinco años del ingreso definitivo de los yanquis en la Segunda Guerra Mundial. Los cinco magníficos eran John Huston, George Stevens, John Ford, Frank Capra y William Wyler, que viajaron al campo de batalla y volvieron transformados (por no decir trastornados). Con increíbles imágenes de archivo, el documental es una declaración de amor al cine y una crónica histórica de las primeras veces que se usó el soft power: si la artillería pesada de los Estados Unidos estaba formada por tanques y bombas, sus armas secretas eran las películas.  Sigue leyendo

Tiros, líos y cosa gorda: la primera aventura de Jack Reacher

Lee Child

LEE CHILD Y SU HEROE, JACK REACHER.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Noventa y nueve por ciento de varones más bien machistas: así describe el autor a sus lectores. En sus veintiún novelas policíacas, el inglés Lee Child sólo tiene un monotema: el héroe de súper acción Jack Reacher, el único personaje del que escribe, un justiciero tipo Robin Hood que torea a la mafia barrial o salva el destino del mundo sin despeinarse (y que en el cine tuvo el rostro carilindo de Tom Cruise en las películas que llevan su nombre). La publicación aquí de Noche caliente, una novelita que relata la primera aventura heroica de Reacher a sus dulces dieciséis, es un pequeño fenómeno editorial: traducido a cuarenta y ocho idiomas, adaptado para Hollywood y habitué de las listas de bestsellers, Child nunca había sido publicado en la Argentina y, como en las fábulas de su lobo solitario, por fin se logra un acto de justicia.  Sigue leyendo