Rap de altura

Desde Perú, un fenómeno alterlatino que fusiona el quechua y el español.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

liberato-kani-1

LIBERATO KANI.

Kaykunapi ñuqam purichkani tukuy law takimuspa allinta rimachkani: en su impar combinación de vocales y consonantes, la canción es una traba para las lenguas no entrenadas. En la repetición, el sonido ajeno al oído castellano tiene el poder de abstracción de un mantra: es la letra de Kaykunapi, el primer hit global de rap en quechua. Hace unos meses se viralizó en las redes sociales como el adelanto de un disco que hoy se puede escuchar completo en Spotify, Soundcloud o Apple Music: Rimay Pueblo, que podría traducirse como “voz popular”, y es la obra conceptual de Liberato Kani, un raperito de veintitrés años que está llamado a ser un gran fenómeno alterlatino de la época. Desde el Perú, un defensor de la lengua indígena original de los Andes que hace hip hop de fusión entre el quechua y el español y que en la rima bilingüe repite un versito: “Somos el canto que nunca se perdió”.

Portador de la “cultura andina que siente mi alma”, Liberato Kani es el nombre artístico de Ricardo Flores, un estudiante universitario de Historia nacido en Lima, pero descendiente de nativos de Umamarca, en el departamento de Apurímac, ubicado al sur del Perú y en la vertiente oriental de la Cordillera de los Andes. A los nueve años murió su madre y él fue a vivir con su abuela a la puna, donde la geografía lo animó a abandonar los hábitos urbanos: empezó a usar poncho, ojotas y sombrero, aprendió a machacar el barro para hacer adobe y a cultivar el maíz, conoció los palotes del quechua para defenderse de los chicos que lo hostigaban por pituco capitalino. Si toda historia digna de ser contada necesita una epifanía fundacional, la de Ricardo sucedió en su tercer año de la secundaria, cuando descubrió el beatbox, la habilidad vocal de hacer ruiditos y marcar el ritmo con el micrófono como único instrumento, acaso admirado por el pulso contestatario de los cantantes callejeros estadounidenses que escuchaba en la radio. Y la parábola de iniciación se completó unos años más tarde, cuando ya tenía su propia banda de hip hop y uno de sus amigos le propuso por qué no grabar un coro en quechua. La idea encendió una mecha. “¡América latina despierta, con tu idioma originario grítalo con fuerza!”, exige ahora, ya rebautizado como Liberato Kani. Junto con el español y el aimara, el quechua es uno de los tres idiomas oficiales del Perú y, aunque lo hablen más de tres millones y medio de personas, carga con un estigma: el colonialismo cultural convenció a las masas de que es necesario expresarse en el idioma de los conquistadores para merecer un lugar en la sociedad respetable.

“Somos un boom en Lurigancho”, dice Liberato Kani: el distrito más grande de Lima, aquel donde se levanta el elefante blanco de una de las cárceles más peligrosas del mundo, esperaba que alguien le cante las cuarenta en su propio idioma. El disco Rimay Pueblo se enerva ante “el racista del carajo” y se rebela ante el que piense que no se tiene cultura si no se lleva ropa de marca: en catorce canciones rabiosas, promueve que la música viaje sin fronteras y que Latinoamérica por fin acabe unida como una sola raza. En la fusión, una marca de la época: si hoy lo híbrido es una virtud más que un defecto, porque ser anfibio es un valor en un mundo que cambia todo el tiempo, el raperito mestizo une distintas tradiciones americanas. Con el ritmo nacido en las calles del Bronx a finales de los 70 reinterpreta las angustias generacionales de los jóvenes andinos de ahora. “El quechua es resistencia”, repite Liberato Kani y con la urgencia del rap anhela una posibilidad de posteridad: “Si muere el idioma, muere la historia”.

Publicado en La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s