Pólvora mojada

El cine comercial ya no es seductor como para competir con las atracciones digitales.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

hollywood-cartel

Un año sin blockbusters: no los elefantiásicos videoclubes que fueron los dinosaurios de la cultura pop sino los superéxitos de taquilla. ¿Quién se conmovió con el duelo entre Batman y Superman, se emocionó con el regreso de Jason Bourne o se persignó ante la estampita musculada de Ben-Hur en pleno furor del crossfit? Si es cierto que ir al cine hoy sólo es algo para hacer cuando se corta Internet, probablemente este año pasará a la historia como el más anodino desde que las sagradas colinas de Hollywood se convirtieron en fábricas de sueños artificiales y los que pelean por conquistar nuestras ilusiones ya no se llaman Warner, Paramount o Fox sino HBO, Netflix o YouTube. En la muy actual revista Wired, que explora el impacto de la tecnología en la vida cotidiana, el crítico cultural Brian Raftery declara al cine en coma inducido y plantea la pregunta evidente: “¿Podría ser éste el año en que dejaron de importarnos las películas?”. 

Con el termómetro en la mano, Raftery elige el fin de semana del 22 al 24 de abril como prueba concluyente para el diagnóstico: muy al principio de la temporada alta de calor en los Estados Unidos, aquel viernes se estrenó El cazador y la reina del hielo, una precuela del eterno cuento de Blancanieves, con Charlize Theron, Chris Hemsworth y una multimillonaria campaña de marketing. Al día siguiente, la película ya estaba muerta: el gran público pasó ese fin de semana escuchando a Beyoncé, que lanzaba su inesperado disco sorpresa Lemonade, o llorando con Bruce Springsteen, que rendía un tributo a Prince, o preguntándose si Jon Snow estaría vivo (o no) para el comienzo de la sexta temporada de Game of Thrones. “Como muchas películas de alto pedigrí estrenadas este año, El cazador… fue rápidamente reducida a otra estridente, carísima y desesperada cosita que revolotea ruidosa y ansiosa en el trasfondo de tu vida digital, esperando que pueda distraerte un rato de Twitter o Snapchat o Spotify”, escribe Raftery. Lo mismo sucedió con otros tanques, como Warcraft, X-Men: Apocalipsis, La leyenda de Tarzán, Escuadrón suicida o Cazafantasmas y, en la conclusión del crítico, un veredicto: “Estas películas no fracasaron, simplemente es como si no hubieran existido”.

¿Cuál fue tu película favorita este año? Es difícil de decir (para mí, The Night Of si se me permitiera considerar una miniserie como una película… de ocho horas). En el escaso espacio disponible del disco rígido de nuestro cerebro, el cine comercial exhibe su mayor fracaso: ya no es seductor como para competir con las infinitas atracciones digitales o con las series, que monopolizaron los debates intelectuales y las charlas de café. Ahí donde sea muy demodé acusarla de ser una caja boba, la televisión este año ofreció contenidos de altísima calidad (sí, The Night Of pero también Stranger Things o American Crime Story), capaces de recalibrar la cultura de la época. Alguna vez epicentro del arte moderno, el cine comparte un destino fatal con la literatura: las películas o las novelas ya no reflejan los temas de su tiempo.

Soy incapaz de recordar nada (¡nada!) de lo que se dijeron Batman y Superman cuando se torearon cara a cara. Pero sé que no importa. Más temprano que tarde volverán a enfrentarse y, con el estruendo de las secuelas, harán lo de siempre: mucho ruido. A Hollywood se le mojó la pólvora. Como sucede cuando miro la estela de una cañita voladora en las noches de Año Nuevo, esos superhéroes, y todos los espías, mutantes, archivillanos y cazafantasmas que los acompañen, también pasarán como una ráfaga en un cielo con pocas estrellas: sin esencia ni sustancia, apenas un fulgor que cuesta un platal y se derrocha en segundos.

Publicado en La Nación

Anuncios

2 pensamientos en “Pólvora mojada

  1. Pienso que la piratería ha influido también para que mucha gente deje de ir al cine, ya no es necesario acudir a una sala a ver un estreno, basta con bajarla (ilegalmente) unos días después de su estreno comercial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s