La mujer invisible

El thriller doméstico de Fiona Barton ubica el suspenso en los límites del dormitorio.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

91q4esrx0dl

“Querido lector: me he pasado mucho tiempo observando a la gente”. El libro empieza con una aclaración que es casi una excusa: la periodista judicial inglesa Fiona Barton explica por qué eligió como protagonista de su primera novela a una mujer invisible. Silenciosa y resignada, es la que aparece detrás de su marido en las escaleras de un juzgado mientras él ofrece testimonio y repite que todo es una campaña en su contra, que él es inocente. En La viuda, un best seller que fue publicado en más de treinta países y pronto se convertirá en una serie de televisión, Barton pone el ojo sobre Jean Taylor, la abnegada esposa de un hombre acusado de haber secuestrado a una nena. Pero si él hubiera hecho algo horrible ella lo sabría. ¿O no? Si los límites del apoyo conyugal incondicional fue el tema de la sensacional serie The Good Wife, que terminó este año con una esposa triunfante ante los desaguisados de su marido, ahora La viuda confirma un nuevo fenómeno editorial: el domestic thriller, que ubica el suspenso en los límites del dormitorio. 

¿Callar, mentir o actuar? El dilema se le presenta a una mujer acosada por la policía y la prensa amarilla después de la muerte de su esposo, el presunto abusador de una nena de dos años. “Yo quería –necesitaba- saber cómo lidiaba esta mujer con la idea de que su marido, el hombre con quien había escogido vivir, pudiera ser un monstruo”, explica Barton. Como cronista veterana del Daily Mail y el Daily Telegraph, entre otros diarios que imprimen los casos policiales con tinta roja, ella miró durante años a esa mujer callada, sumisa y avergonzada que acompaña en silencio a estafadores, corruptos, secuestradores o asesinos. El resultado de semejante observación es un libro atrapante que puede ser leído de una sentada en un domingo ocioso y que repite el esquema de Perdida o La chica del tren, los éxitos editoriales de las temporadas pasadas: novelas de altísimo suspenso escritas por mujeres para mujeres y protagonizadas por mujeres (suena lógico: un importante ejecutivo editorial argentino me confirma que siete de cada diez personas que compran libros son… mujeres).

En los domestic thrillers se multiplican los puntos de vista pero todos confluyen en una verdad concluyente: el matrimonio es una trampa. Desde Edgar Allan Poe y Gaston Leroux, el misterio de la habitación cerrada es un tópico literario que plantea un rompecabezas casi imposible de resolver pero ahora cambia de sentido: si en la literatura del siglo XIX nos asustaban los monstruos góticos y en el siglo XX, los extraterrestres o los zombies, hoy el enemigo es aquel con el que se comparte cama (según el escritor peruano Santiago Roncagliolo, el éxito de los domestic thrillers se debe a que ya no tememos a la muerte sino a la vida y a todo lo que lleve adentro: los ingleses temen a los europeos; los franceses, al burkini; todos, a los refugiados). Nuestros terrores nocturnos se extienden a la vigilia y la desconfianza es el mal de la época.

La buena esposa de La viuda se pregunta hasta dónde debe llegar para pelear por el nombre de su esposo y a la vez cómo hacer para que su vida vuelva a tener algún sentido. Hagan la prueba de ver esta noche un noticiero y seguro se van a topar con una: aferrada al brazo de su marido, casi fuera de cuadro pero aun así en pantalla, asiente en silencio cuando él insiste en su inocencia. Si observan bien, tal vez encuentren un rasgo sutil, apenas perceptible, de terror en su mirada. Ahí hay un drama. “¿Qué sucede cuando las cámaras ya no los enfocan y el mundo mira hacia otro lado?”, se pregunta Barton y concluye: “Sin testigos o distracciones, las máscaras terminan cayendo”.

Publicado en La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s