Homo sapiens homo

Ficciones infanto-juveniles que exploran las diversas posibilidades del amor.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

yo-simon-homo-sapiens

“Aún no estoy preparado para salir del armario”. A los 16 años, Simon ya tiene clara la orientación de su deseo pero reclama para sí un derecho personal: cuándo decirle lo que siente al mundo (su mundo, el de un adolescente típico: la familia, los amigos, el colegio). El dilema se devela casi shakespeareano porque un compañero descubre su secreto y lo chantajea a cambio de no contarlo: ya no ser o no ser sino decirlo o no decirlo. En Yo, Simon, homo sapiens, la maravillosa novela de iniciación de la psicóloga estadounidense Becky Albertalli, la adolescencia se expresa en toda su confusión hormonal y el ideal romántico no se reprime entre quienes nacieron bajo la misma estrella: sin traumas ni censuras, chico busca chico. El libro, que ganó el premio William C. Morris y fue finalista del National Book Award, acaba de salir en la Argentina (con una traducción tan castiza que hace sangrar la vista, ¡joder tío!) y confirma un fenómeno editorial: las ficciones infanto-juveniles que exploran las diversas posibilidades del amor. 

Fanático de Harry Potter, las galletitas Oreo y el cantante Elliott Smith, dulce y melancólico, hijo del medio entre dos hermanas, trémulo ante la inminencia de los ritos que suponen el paso a la adultez (la primera cerveza y el primer beso, o viceversa), Simon es un adolescente de clase media que se descubre homo en una ciudad del interior norteamericano, tan abierta y represiva a la vez como Córdoba o Salta (“puede que todo fuera distinto si viviera en Nueva York, pero no sé cómo ser gay en Georgia”, dice). Todavía no está preparado para salir del armario porque piensa que una vez que haya salido ya no podrá volver a entrar y eso le resulta bastante aterrador (se me ocurre que en la adolescencia todo parece definitivo, pero la adultez demuestra que casi cualquier cosa tiene vuelta atrás). La obsesión de Simon por un tal Blue, con el que sólo se vincula a través de correos electrónicos, resume la liquidez romántica del millennial, marcada por relaciones virtuales que sólo a veces pasan al mundo de los átomos. Pero, ¿quién es Blue? Con la intriga del género whodunit, el de las novelitas policiales en las que se intenta encontrar al asesino y resolver el misterio del cuarto cerrado, Simon persigue al sujeto de su afecto en una búsqueda detectivesca para dar con “el chico más alucinante que existe sobre la faz de la Tierra”: entre pistas y chantajes, va detrás de su deseo.

“Los adultos que lean esta novela de iniciación y de coming out probablemente desearían que hubiera existido cuando eran chicos”, escribió el crítico estadounidense Stephan Lee: “Pero es tan de la época que no se podría haber escrito antes”. Es cierto. En mis años de alumno de un colegio católico de barrio, cuando tenía dudas similares a las de Simon (más tarde se convertirían en certezas), fantaseaba con la idea de encontrar un amigo total y la alternativa de un matrimonio igualitario se me hacía tan improbable como los autos voladores o la conquista de Marte. Las historias de amor entre varones estaban marcadas por la culpa o la tragedia, siempre con finales tristes: entonces, una ominosa noción de pecado sobrevolaba sobre mis primeras lecturas temáticas (los dramones Confesiones de una máscara, de Yukio Mishima, o Muerte en Venecia, de Thomas Mann). Hoy pienso que mi formación sentimental habría sido más luminosa con libros como éste. Si es cierto que Yo, Simon, homo sapiens es “la gran historia de amor para los lectores del siglo XXI”, como se presentó en los Estados Unidos, aquí y ahora se admite la posibilidad antes impensada: en toda la diversidad del amor, un final feliz.

Publicado en La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s