Volver a ser o no ser

El eterno reciclado de las obras culturales y la obsesión por reversionar el pasado.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Shakespeare 2016

Joven pero ya avinagrada, Kate Battista es una maestra sarcástica y descarriada que tiene un padre médico y un problema grave: él quiere casarla con su ayudante ruso para que no sea deportado. En el matrimonio por conveniencia hay un conflicto romántico y en la semejanza, ninguna coincidencia: la novela Vinegar Girl, recién publicada en los Estados Unidos, es una versión moderna de La fierecilla domada, el sainete de William Shakespeare que es una de las comedias más famosas de la historia. A cuatrocientos años de la muerte del Bardo, el proyecto Hogarth Shakespeare invita a varios de los autores más populares de hoy a reescribir las obras más icónicas del ayer, como la estadounidense Anne Tyler, que convirtió a la indomable Catalina en Kate, o el oscuro noruego Jo Nesbø, que en su versión de Macbeth actualiza una frase célebre en la era del terrorismo globalizado: “Es menor un peligro real que un horror imaginario”. En el homenaje, el proyecto resume un fenómeno de época: el eterno reciclado de las obras culturales y la obsesión por reversionar el pasado.  Sigue leyendo

El ser y la nada

Seinfeld: resortes secretos de la sitcom más extraordinaria de todos los tiempos.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Seinfeldia

Una serie sobre nada que cambió todo: éste es legado de Seinfeld, el programa de humor redondo. Una fría noche de noviembre de 1988, Jerry Seinfeld fue con Larry David a un mercadito coreano en la zona alta de Nueva York. Los dos salían de presentar sus monólogos en un club de comedia y Jerry necesitaba de Larry un consejo vital para la que podría ser la mayor oportunidad de su carrera: una serie propia de televisión. Si el mayor talento de los dos amigos era convertir los episodios más triviales de la vida cotidiana en gemas de comicidad filosófica, pronto empezaron a divagar sobre los productos expuestos en las góndolas: “¿Por qué la gelatina coreana tiene forma de gelatina y no, quizá, de espuma o de aerosol?”, se preguntó Jerry, y Larry respondió con la visión de una epifanía: “Ésa es la clase de discusión que no se ve en televisión”.  Sigue leyendo

La vecindad del Chapo

Películas financiadas por cárteles que buscan glorificar sus victorias.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Narcopelículas

“En la vida sólo hay dos caminos: uno fácil… y uno difícil”. Con el sombrero calado casi hasta los ojos, el viejo recita su sabiduría ranchera, pero el joven tiene certezas de menos palabras: “¡Lo matas y punto!”. Es una escena clave de Errores de mi vida, la película mexicana que cuenta la historia de una esposa ambiciosa que empuja a su marido a enredarse con las mafias norteñas para consentirla en todos los placeres. Bajo el sol implacable de Sinaloa, los hombres viajan armados hasta la nuca en camionetas blindadas y se enfrentan a los agentes de la DEA en batallas cruentas donde siempre terminan victoriosos: salen limpios del polvo. Dirigida por el exmilitar Jorge Farías y protagonizada por Jimmy Dux, un Stallone chicano, Errores de mi vida abunda en tiros y bombas y es uno de los grandes títulos de las narcopelículas, una industria cultural clandestina que los cárteles explotan para promocionarse. Si la principal defensora pública del capo Chapo Guzmán es la actriz Kate del Castillo y su vocero internacional, el astro Sean Penn, el filón confirma un fenómeno de época: la glamourización del narco.  Sigue leyendo

El sonido de los sueños

Un tributo musical a #TwinPeaks que reinterpreta su soundtrack original.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Twin Peaks Xiu Xiu

No me consta que los sueños tengan música pero si la tuvieran sonaría así: una melodía subterránea, a veces suave y otras desgarradora, tan amable como un paseíto onírico o tan escalofriante como la pesadilla más monstruosa. Así es la banda de sonido de Twin Peaks, el culebrón psicosexual de David Lynch que vuelve con una nueva temporada veinticinco años después de su despedida y, en el furor de la época por las remakes y las reversiones, el grupo yanqui de rock experimental Xiu Xiu regraba todas las canciones de la serie. A los 38 años, el cantante Jamie Stewart sigue tan impresionado con el soundtrack compuesto por Angelo Badalamenti como en sus noches de adolescente, cuando vio el programa por primera vez, y hace unas semanas publicó el disco Xiu Xiu Plays the Music of Twin Peaks, disponible en todas las plataformas de streaming: un fabuloso tributo musical a la serie, que combina sonidos prístinos con ruidos casi insoportables y que desvía al oyente hacia los parajes más remotos del camino de los sueños.  Sigue leyendo

El factor XXX

El reality show “The Sex Factor” deja al descubierto que el porno no es glamoroso.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

The Sex Factor

El bulto amorfo que se agita debajo de las sábanas no deja dudas: esos dos lo están haciendo. La imagen granulada de una cámara voyeur captura el movimiento inconfundible de la madrugada, cuando los hermanitos caen en el incesto mediático y liberan una tensión acumulada en habitaciones y confesionarios compartidos. Si en los realities clásicos la consumación del acto llega con el clímax televisivo (semanas después de una convivencia forzada y abúlica, donde los participantes primero se cuidan de la vigilancia de las cámaras y después se entregan al fisgoneo ajeno), en The Sex Factor el orden de los factores altera el producto: se empieza por el sexo y se acaba expulsado. El reality show porno producido por la empresa xHamster es un Gran hermano bastardo donde dieciséis personas comunes (ocho hombres y ocho mujeres) se encierran en una casa y compiten por un millón de dólares y el premio mayor de la época: ser una estrella.  Sigue leyendo