Titanias en el ring

Como una pantomima de las emociones, la lucha libre es más efectiva que el teatro.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Glow

“Chicas, no hagan esto en sus casas”: la proverbial recomendación del relator cambia de género cuando la práctica del cortito, la toma manubrio o la doble Nelson queda en manos de ellas. Si es cierto que el catch es un deporte innoble, falseado y con el ganador arreglado, la lucha libre femenina goza todavía de menor reputación: pone a la mujer en ejercicio de “lo masculino” y eso, para algunos, resulta intolerable. Pero ese prejuicio tal vez cambie cuando Netflix estrene su nueva serie, una comedia dramática basada en GLOW, la sigla de Gorgeous Ladies of Wrestling, la liga de mujeres que en 1986 se subieron a un ring de Las Vegas para deslumbrar con sus patadas voladoras: en un tributo al kitsch, las polainas y la lycra, la productora Jenji Kohan, creadora de Orange is the New Black, lleva a la tele el show de las emociones sin repliegues porque la lucha libre, como el teatro griego, la comedia italiana o la corrida de toros, resume la naturaleza de los grandes espectáculos: es el melodrama de la vida. 

“En el catch, como en los antiguos teatros, no se tiene vergüenza del propio dolor, se sabe llorar, se tiene gusto por las lágrimas”, escribió Roland Barthes en sus Mitologías: espectáculo del exceso, propone gestos siempre sobreactuados, explotados hasta el límite de su significado. Más que deporte, el catch es otra cosa: puro teatro. Y cada tipo físico expresa el papel asignado al personaje. En GLOW, la robusta Brunhilda es desalmada como una valquiria y, cada vez que cae, la aniñada Hollywood se queda exageradamente sobre la lona (“llena hasta el extremo la vista de los espectadores con el espectáculo intolerable de su impotencia”, diría Barthes). Antes de la cuenta de tres, en el ring se disputan valores mayores que el resultado de una pelea: es el gran show del dolor, la derrota y la justicia. Como una pantomima de las emociones humanas, la lucha libre es más efectiva que el teatro en su representación moral porque no necesita escenografía ni vestuario para parecer auténtica, apenas una lona, cuatro cuerdas y dos personas enfrentadas: sin dudas ni matices, la lucha shakespeareana del bien contra el mal.

El de las mujeres luchadoras es un universo análogo al de los hombres en tanto aquellas, como ellos, se dividen entre técnicas y rudas, según sea que se ciñan fielmente al reglamento o usen la fuerza bruta para pulverizar al rival (en Titanes en el ring, la disputa se resolvía entre los buenos indiscutibles, como Martín Karadagián, y los malos imperdonables, como El Diábolo, y en GLOW, entre dos bandos irreconciliables: Good Girls versus Bad Girls). Pero las series de la nueva televisión no son tan esquemáticas como el catch. Si un sello narrativo de la época es el antihéroe de moralidad dudosa, el nuevo programa de Netflix podrá ser revulsivo en cuanto haga propias las palabras de Mae West: “Las chicas buenas van al cielo, pero las chicas malas van a todas partes”.

La comedia francesa Las reinas del ring, sobre unas cajeras de supermercado que se dedican al catch para impresionar al hijo de una de ellas, y el documental boliviano Mamachas del ring, sobre las cholas que pelean en el Altiplano aun vestidas con sus trajes típicos, ya exploraron el cuadrilátero como la arena donde se disputan cuestiones existenciales. “La lucha es como el teatro”, concluye una francesa y, en la puesta en escena, pelea por recuperar su trabajo y su dignidad como madre. El catch es una comedia humana y, en su parábola de dolor, esfuerzo, valor, triunfo y gloria, ofrece una moraleja a la mujer que necesita una victoria. ¿Sexo débil? ¡Lucha fuerte!

Publicado en La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s