Sexo, mentiras y video

La obsesión de los casi famosos y una moraleja de las operaciones mediáticas.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Yacht, sex tape

El comunicado tiene casi las mismas palabras que tantos otros: “Claire y yo, que somos compañeros artísticos y románticos desde el 2006, hicimos un sex tape. Era sólo para nosotros (…). Ahora es una vergüenza”. Hace unas semanas, el grupo YACHT, un dúo de música electrónica de Los Angeles integrado por Jona Bechtolt y su novia Claire Evans (una de esas bandas modernitas que se escucha en mis programas de radio), denunció públicamente que un hacker les robó un video hot que grabaron en la intimidad de su dormitorio. Enviaron cartas a los diarios, se mostraron compungidos en entrevistas, ofrecieron conferencias de prensa y en la abulia mediática de los sitios de chimentos, el tema originó una pequeña revolución pero, aun con las habilidades informáticas de un Mr. Robot, los fisgones de las rutinas amatorias ajenas no pudieron encontrar el video por ningún lado. Finalmente, Jona y Claire confesaron: el sex tape nunca existió, apenas fue una farsa para promocionar su último disco, que empieza con una canción titulada I Wanna Fuck You Til I’m Dead. Si la ambición de él es amarla hasta que caiga muerto, en la operación mediática se delata una tara enfermiza de la época: la obsesión por el sexo de los casi famosos. 

“Éste es uno de los más asquerosos trucos publicitarios que vi en mi vida”, se indignó Anna Merlan, periodista del sitio Jezebel, uno de los que había denunciado el robo del video. A los 35 años, Jona es un artista multimedia con horas de museo; su novia Claire es periodista especializada en divulgación científica; juntos, quieren hacer de YACHT una banda de “electrónica inteligente”: ahí donde una crítica al género sea su ritmo machacante y descerebrado, ellos se propondrán conjugar la academia con la discoteca. En la insólita promoción de su disco quisieron denunciar los burdos intereses mediáticos: “Fingimos que fuimos hackeados e hicimos declaraciones de prensa donde exigimos nuestro derecho a la privacidad”, explicaron. En un mundo obsesionado por los wikileaks y todo aquello que sea permeable a la filtración (una cuenta bancaria en un paraíso fiscal, los emails del gerente de una multinacional o el video íntimo de dos personas conocidas mientras tienen sexo), el truco quiso ser revulsivo. Pero indignó a la gente que se tomó el caso en serio. “Lo que hizo YACHT fue burlarse del sentimiento innato de horror, disgusto y compasión de las personas cuando confrontan con un crimen terrible de violación a la privacidad”, escribió Merlan y, si es cierto que el objetivo de la banda pudo haber sido exponer el sensacionalismo más berreta, los outlets periodísticos o la viralización de rumores sin chequear (¡el video no existía!), la operación resulta demasiado parecida a la de aquellas vedetongas que trajinan livings televisivos para denunciar a un novio infiel o una cirugía mal hecha.

Al final, tuvieron que pedir disculpas. Y con el mismo desgano sobreactuado con que una banda vuelve al escenario cuando la audiencia le exige bises, filmaron su video hot: a pedido del público. Se lo puede ver en PornHub, el más popular de los sitios XXX (aparece como “YACHT sex tape”): grabado en la oscuridad de un cuarto en penumbras, Jona y Claire retozan alegres mientras van a la cama… hasta que llega el clímax. Como los visitantes de V invasión extraterrestre dejaban ver sus rostros de lagartos abajo de una máscara de rasgos humanoides, ellos se transforman en aliens babeantes que introducen sus partes pringosas en el cuerpo amorfo del otro. El asco sucede a la calentura y la parábola está completa: si cada habitación es un mundo, espiar lo que sucede en el dormitorio ajeno puede ser muy excitante, pero acabar muy mal.

Publicado en La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s