Terapia de grupo vía chat

La pesadilla de Freud: asistencia psicológica por SMS en una era donde no sobran los minutos.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Talkspace

“¿Por qué me siento tan solo en una isla tan poblada?”: pegada sobre la ventanilla del subte de Manhattan, la publicidad increpa al pasajero absorto en sus pensamientos. ¿Será porque todos miramos fijo nuestros teléfonos y estamos aislados por auriculares del sonido ambiente? ¿Será porque nadie conversa? ¿O porque este estilo de vida alienta la soledad productiva, en tanto todo el tiempo disponible deba invertirse en generar algo a cambio? Empujado, pisoteado y tironeado en plena hora pico, el pasajero se estruja entre una multitud que puja, puja, puja por entrar al vagón y el ingenio publicitario habrá logrado su cometido cuando ese mismo pasajero, aun sofocado por tanta gente, se cuestione: “¿Por qué me siento tan solo?”. Viajo en la línea E del subte que corre debajo de la Sexta Avenida y la publicidad de la aplicación Talkspace promete lo que aquí falta: espacio. Es un servicio de asistencia psicológica por SMS que garantiza la disponibilidad total de un psicólogo a cambio de una tarifa plana y que plantea una pregunta de época: ¿el futuro de la terapia ya no está en el consultorio sino en el celular? 

“He descubierto que una sesión sólo debe durar tres minutos”, dice triunfante Lisa Kudrow en Web Therapy, su sitcom sobre una psicóloga que atiende por videochat: “En 50 minutos, los pacientes hablan y hablan sobre sueños, sentimientos y recuerdos que no sirven para nada” (ella agrega otra ventaja: “¡Y ya no tengo que alquilar un consultorio!”). Si es cierto que la vida no imita al arte sino a la televisión, Talkspace se propone llevar a la realidad esa misma promesa: por una cuota de 99 dólares al mes se garantiza el poder sanador de la palabra, ya no oral sino escrita. El paciente puede conversar por SMS con un psicólogo cada vez que lo invada la angustia o la ansiedad y si el psicoanálisis clásico exige una liturgia (el diván, el misterio, la transferencia), la terapia electrónica es ubicua y fugaz como todo en Internet: ¿por qué no aprovechar los veinte minutos de un viaje en subte para indagar en el sentido de la existencia?

“Terapia para cómo vivimos hoy”, es el lema de Talkspace, y yo pienso: apurados. La época no tolera los tiempos de un análisis profundo y exhaustivo (hace sólo veinticinco años que hago terapia y si el año que viene no resuelvo mis traumas infantiles apenas me queda esperar un milagro). La aplicación ya tiene 150 mil pacientes; el 80 por ciento son estadounidenses y, entre ellos, el 70 por ciento, mujeres en sus treinta y pico. Fóbicos, neuróticos, maníacos, obsesivos, ansiosos o deprimidos, a todos se les promete una palabra curadora o, por lo menos: un emoticón. Pero el sistema tiene sus riesgos. “Si está en una situación de amenaza para su vida no use este sitio”, advierte Talkspace y, mientras pienso que este tipo de terapia sintética sólo puede conducir a la cháchara intrascendente de cualquier grupo de chat, me viene a la cabeza la queja amarga de Woody Allen aquella vez que fracasó como paciente: “Después de cincuenta mil dólares de psicólogo, ¿tendré que marcar ahora el 911?”.

La conjura contra la soledad no está en un teléfono: al contrario, la excesiva dependencia del celular te hace sentir más aislado. Si al freudiano ortodoxo cualquier método alternativo le parece una herejía, el psicoanálisis tradicional parece destinado al museo. ¡Estos analistas modernos! Cobran fortunas pero aceptan tarjetas de crédito y cupones de Groupon. Y ahí donde el sentido de la vida dependa de que tengamos buena conexión 4G, las preguntas más existenciales deberán tener menos de 140 caracteres aunque, entonces y ahora, la respuesta sea la misma: “Dejamos acá”.

Publicado en La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s