El chico de la guerra

Crónica de un niño artista que deslumbra en la gran pantalla con “Beasts of No Nation”.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Beasts of No Nation

“No soy un chico de la calle”: en sus primeras entrevistas con los medios internacionales, a Abraham Attah le importa que una sola cosa quede bien clara. Es algo que escuchó por ahí durante el festival de cine de Venecia, lo peor que le pueden decir a un actor novel o veterano: que hace de sí mismo. Con catorce años desgarbados que parecen algunos menos, Attah es el extraordinario protagonista de Beasts of No Nation, la película más estremecedora de la temporada, donde interpreta a Agu, un pibe que queda en la calle cuando su familia es masacrada en la guerra civil de un paisito africano y entonces es reclutado para luchar en un ejército de rebeldes liderado por el carismático y venal Comandante, que tiene el porte regio y la mirada turbia del actor Idris Elba. En una elipsis de violencia alucinógena, el niño asustado se convierte en asesino de miedo: aunque le cuesta cargar el peso del machete, mata a un hombre a hachazos. 

“Es un chico de la calle”, se dijo en la ducal Venecia cuando Attah ganó el premio revelación, pero él repite que no, que va a la escuela en Accra, la capital de Ghana donde vive, que su madre trabaja en un supermercado y su padre en el puerto, que lo descubrió un cazatalentos cuando jugaba un picadito, que hizo un casting con otros mil chicos. Y que fue el elegido. Si es cierto que la geopolítica cultural de la época ya no distingue entre Oriente y Occidente sino entre Norte y Sur, de cumplirse los pronósticos, Attah podría ser lo más exótico en materia de child stars y lograr el récord insólito: que el Oscar a mejor actor se lo lleve un debutante, nacido y criado a un planeta de distancia de Hollywood.

Por exceso de gracia o en compensación por los dotes que aún no se desarrollaron, el niño-artista se pasa en el mohín o la lágrima: sobreactúa. La dosis de la risa es la carcajada y del llanto, el berrinche. No tiene conciencia del primer plano: actúa para las tías o para las masas, con las declamaciones ampulosas de una obrita escolar. Pero Attah es distinto: se pone en la piel de Agu con un dolor anestesiado por el horror y su rostro retinta insinúa las tormentas que oscurecen su alma. “Cada persona que conozco muere. Si esta guerra termina algún día, no puedo volver a hacer cosas de niño”, se lamenta el soldadito de juguete, transformado en adulto prematuro. Apocalipsis ahora, en el África: Beasts of No Nation es la primera película producida por Netflix, disponible por streaming en todos lados y en los cines de algunos países, dirigida por Cary Joji Fukunaga, el realizador de la primera temporada de la serie True Detective. Filmada en Ghana, durante el rodaje sufrió calamidades de distinto tipo, como un brote de malaria, tormentas tropicales y el ataque de serpientes salvajes. De una violencia a veces intolerable, esta crónica de un niño solo propone un modelo revolucionario de estreno (en los hogares y las salas a la vez) y se afianza entre las favoritas al Oscar, donde la timba multiplica las apuestas a favor del pequeño gran actor.

“Tenía miedo de él porque es un gigante y yo soy muy chiquito”, recordó Attah su encuentro con Idris Elba, el experimentado inglés que encabeza las quinielas para ser el primer James Bond negro y que acá es el Comandante: entre ellos, el vínculo está menos unido por el amor que por el espanto. Y si la ley en el cine puede ser la misma que en la selva, el enorme Elba reconoció que tuvo un “vínculo crudo” con Attah porque en la jungla “no hay tiempo para mimos”. En pleno rodaje infernal, acaso haya recordado el único consejo que su compatriota Alfred Hitchcock daba a los actores que buscaban lucirse, que siempre trabajaran con otros adultos: para que no le roben cámara o premio, ni con perros ni con chicos.

Publicado en La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s