Qué es un artista

Cómo piensa, vive y gesta su obra un creador, a partir de un libro de la “socióloga del arte” Sarah Thornton.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Yayoi Kusama

A Yayoi Kusama le gusta empezar el día leyendo un compilado de las cosas que se escriben sobre ella porque aunque no pasa una sola noche sin padecer alucinaciones aterradoras jamás temió ser el centro de atención; a Damien Hirst le construyeron una cabina de señalero de tren en su estancia, a la que él llama “establo”, justo al lado de un gimnasio con pileta cubierta y toda clase de aparatos espaciales para hacer ejercicio; a Jeff Koons ya no le importa que le saquen fotos con sus trajes Gucci confeccionados a medida porque está más allá de la que acaso sea la única máxima innegociable para un artista: no parecer un hombre de negocios. Con una prosa que fusiona la crítica culta con la semblanza doméstica a lo revista Hola, el fenomenal libro 33 artistas en 3 actos, recién publicado acá, se propone como una polaroid sin filtros o introducción indispensable al arte del siglo XXI: la historiadora canadiense Sarah Thornton, que se autodefine como “socióloga del arte”, se metió en las casas y los estudios de los mayores artistas de la época, nacidos en catorce países de los cinco continentes, para descubrir cómo piensan y cómo viven, cómo gestan y cómo producen sus obras y, sobre todo, cómo se relacionan con el mercado cada vez que uno de ellos sueñe con el grito salvador que acompaña al martillo de una subasta: “¡Vendido!”. 

“En una esfera donde cualquier cosa puede ser arte, dado que no existe una medida objetiva de la calidad, los artistas ambiciosos deben establecer sus propios estándares de excelencia. Generar esos estándares no sólo requiere una inmensa confianza en sí mismos: también requiere convencer a otros”, escribe Thornton en las primeras páginas de su libro: “Como deidades competitivas, los artistas necesitan crear obras que atraigan seguidores fieles”. Si en la Edad Media el mercado del arte tenía a la Iglesia como origen y destino, y en la era moderna se convirtió en coto exclusivo de las aristocracias, desde el siglo pasado es un fenómeno popular que exige figuras más reconocibles que sus obras, con la misma lógica cholula con que se admira a un ídolo pop o a un concursante de reality: “ser artista” no es sólo un oficio sino también una cantidad de aptitudes extracurriculares que inspiran a marcas de zapatillas, desarrolladores inmobiliarios o cocineros de moda. Como una casta con dones extraordinarios, los artistas construyen un mercado de valores alrededor de sus nombres: en la era del hiperconsumo, es noticia a cuánto se venden los cuadros y, como en la tabla de posiciones de un campeonato de fútbol, será material de cotilleo evaluar por qué Koons arrebató a Hirst el puesto de artista vivo más caro del mundo.

“¿Qué es un artista? ¿Qué clase de artista es usted?”. En dos preguntas, Thornton increpa a estos creadores de mitologías y la posición anti-intelectual de algunos (“un artista es alguien que hace arte”, le contesta uno, para desesperación de ella) la conduce a concluir que aunque el mundo del arte se presuma abierto al diálogo, en realidad evita las preguntas incómodas, se aferra al desconcierto como sinónimo de genialidad inexplicable y se resguarda del riesgo protegiéndose con las más poderosas razones metálicas: las fuerzas del mercado. Pero los artistas no sólo hacen arte: crean mitos perdurables que construyen el inconsciente colectivo de una época. Y si hace cien años Marcel Duchamp convirtió la creencia en una preocupación central del arte, al proclamar que un mingitorio es una obra de arte y que los artistas tienen el don de designar como arte cualquier cosa que se les ocurra, Thornton elige la frase definitiva de aquel maestro para empezar su libro y como testimonio de que el arte, más que cualquier otra cosa, es un acto de fe: “Yo no creo en el arte. Creo en los artistas”.

Publicado en La Nación

Anuncios

2 pensamientos en “Qué es un artista

  1. Hola! Soy lectora tuya y por lo general me gusta mucho lo que escribís. En este caso en particular me gustaría ofrecer una pequeña salvedad, o aclaración. La nota habla de artistas, pero en realidad entiendo que se refiere a artistas plásticos. O a arte plástico fundamentalmente. Gracias y saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s