Elegía del fumón

Un oso incorrecto y una legión de films y series con un nuevo tipo de antihéroe romántico.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Ted 2“Legalicen a Ted”: en letras verdes sobre fondo blanco, la campaña publicitaria de la película imita la retórica combativa de los defensores de la marihuana y confirma una sospecha: la filmaron fumados. El oso incorrecto vuelve con secuela y, mientras la trama exija la legalización de los peluches como ciudadanos con derechos igualitarios, el estreno de Ted 2 refuerza el furor de un género bastardo: el cine fumón. Ahí donde el cannabis se volvió legal y aceptado, sea en varios estados norteamericanos, Canadá, Holanda o el Uruguay, la cultura pot se metió en la cultura pop como fenómeno de época: de la maceta (en inglés, pot) a las pantallas. Una legión de películas y series hacen del fumón un nuevo tipo de antihéroe romántico: “Los declaro oso y mujer. ¡Puede besar al oso!”, se celebra en la boda de Ted y, mientras la novia no puede creer que la esté casando el mismísimo Flash Gordon, los invitados achinan los ojos y gozan del espectáculo. Un flash. 

“La marihuana y la cultura popular estuvieron entrelazadas por lo menos desde los años 60. Pero a medida que la reputación de la droga fue cambiando, volviéndose ampliamente descriminalizada y aceptada, su representación también cambió”, escribió el crítico cultural californiano Jeff Weiss en la revista New York, que dedicó un número especial al boom stoner, el sustantivo que define a la persona que fuma mucha marihuana: “El estigma negativo se hizo humo”. En los 70, los cómicos Cheech y Chong cimentaron el cliché en comedias de tramas previsibles: si estás fumado vas a devorar hamburguesas o chocolates para combatir el bajón y deberás superar una cantidad de obstáculos hilarantes que desencadenan una serie de situaciones absurdas y que parecen más difíciles de superar de lo que en realidad son porque… estás fumado.

Pero ahora la cultura mainstream se enfoca en consumidores concientes: si en la sitcom Weeds el autocultivo es el próspero método de supervivencia para la madre viuda, en la serie Grace and Frankie la venerable sesentona supera el abandono de su esposo con kilos de hierba y hasta zapatos de cáñamo, inspirada por el propósito noble: “No uso serpientes muertas en mis pies”. En el imperio de lo sintético, la marihuana hoy se valora como un regreso a lo natural. Y si el consumo se acepta socialmente, la cultura cannábica recrea sus propios íconos, que van desde los dibujos animados (Tiempo de aventura) y las series adultas (High Maintenance) hasta las novelas serias (Vicio propio, de Thomas Pynchon) o las duplas de antihéroes: Harold y Kumar o Seth Rogen y James Franco. Más que nunca, el consumidor se aleja del estereotipo (pelo largo con dreadlocks, fanático de Bob Marley, profundo y risible en sus epifanías metafísicas) y la ficción admite nuevas clases de personajes reconocibles, ciudadanos tan respetables como aquel que toma dos vasos de whisky después del trabajo: la madre de familia, la esposa cornuda o el treintañero que todavía duerme con su oso de peluche.

En la era del capitalismo artístico, con la inagotable demanda de entretenimiento continuo, el consumo se volvió recreativo: “Lo que alguna vez fue un acto de rebelión, aunque leve, se convirtió en una actividad de ocio, una manera de hacer menos aburrido el aburrimiento”, comparó Weiss. En el tedio de las masas ociosas, la marihuana es la droga que inventa sus propios mitos fundacionales: si se cuenta que en el origen la diosa hindú Shiva bajó la plantita desde el Himalaya para proveer de placer a la Humanidad, ahora un peluche fumón se propone como el chamán de una generación obsesionada con los ídolos pop, los reality shows, las redes sociales o el porro barato, más que nada: puro humo.

Publicado en La Nación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s