El ojo en el ombligo

Retrato sobre los “yuccies”, los jóvenes urbanos y creativos que marcan el pulso cultural.

Líneas de tiempo: corresponsal cultural

Yuccies“Es el único sueño que tuve desde los 14 años”, confiesa Philip y la respuesta se aleja de los probables “ser un rockstar” o “jugar en Primera”, ni más ni menos: “Escribir y publicar una novela”. A los 28, goza de la satisfacción de la ambición cumplida y sufre por lo mismo: su segundo libro no será tan bien recibido como el primero. Con el bloqueo creativo como excusa argumental, la película independiente Listen Up Philip consagra a su director Alex Ross Perry (un experimentado realizador… nacido en 1984) y ofrece voz narrativa a una generación marcada por la época: si la sociología de cafetín ya decretó el fin de la era hipster, asimilada por el mercado y con sus barbas, chupines y tatuajes convertidos en parodias de sí mismos, ahora se habla de yuccies, el acrónimo en inglés de jóvenes urbanos creativos. Son hombres nacidos después de 1980 que exigen espacio para escribir y que, en su vestuario atildado de pantalones anchos y camisas sin gracia, se parecen más a sus abuelos o padres que a sus compañeros de promoción: en Nueva York, Perry fue rebautizado como “el hijo no reconocido de Woody Allen y Wes Anderson”. 

Pilas de libros. Discos de vinilo. Cámaras Polaroid. En Listen Up Philip, el departamento de su protagonista resume los fetiches milenaristas del que creció con banda ancha pero venera los artefactos culturales del pasado inmediato (en la película Mientras somos jóvenes se plantea paradoja similar: el de 40 mira Netflix en su televisor inteligente y el de 20 rebobina viejas cintas en VHS). El yuccie hace del consumo irónico una marca generacional y de su narcisismo, una cuestión de vida o muerte: interpretado por Jason Schwartzman, Philip está obsesionado con su escritura (otra diferencia con el hipster, que apenas es consumidor de cultura: el yuccie produce obra). “Sos egoísta e insensible”, le reprocha su novia fotógrafa y la libido de él sólo se activa con las pruebas de galera de Obidant, su presuntuosa segunda novela que, ¡horror!, podría recibir una mala crítica en The New York Times. Insufrible de tan arrogante, busca salvación en la tutela de un viejo escritor venerado pero bloqueado (una especie de Philip Roth fallido) y, ahogado por las exigencias consumistas de la ciudad, huye al campo para encontrar aire libre e inspiración. Con un narrador omnisciente, la película pone el ojo en el ombligo de una generación que exige comodidades y reconocimientos como si fueran merecidos por el mero hecho de haber nacido. Esta neobohemia representa “lo que les puede suceder a los blancos de clase media y a los pertenecientes a las elites cuando dedican todos sus esfuerzos a una lucha que sólo busca el placer y el lujo, viendo tal lucha como algo audaz y agresivo, en lugar de preguntarse si son merecedores de ese placer y ese lujo”, escribió Mark Greif en su ensayo ¿Qué fue lo hipster? Como el autor atribulado de Listen Up Philip, el yuccie típico reclama que se lo reconozca por su talento y se le pague por sus propias ideas, no por ejecutar las ajenas.

“Soy un escritor de 26 años que vive en un barrio gentrificado de Brooklyn. Soy un heterosexual blanco con bicicleta de piñón fijo y bigote. Y estudié artes liberales”: así se presenta David Infante en el blog Mashable, donde creó el término yuccie. Apuntes para una taxonomía de la clase urbana de la que se hablará en los próximos meses: adoran al escritor Jonathan Franzen, evitan los tatuajes muy visibles, compran el diario aunque no lean las noticias y citan a Seinfeld a pesar de que su último capítulo haya salido al aire cuando tenían 16 años. Y probablemente el único sueño que de verdad acaricien sea escribir y publicar una novela. “Volverse millonarios rápidamente y conservar la autonomía creativa”, corrige Infante: “Para los yuccies, ése es el único sueño que importa”.

Publicado en La Nación

Anuncios

2 pensamientos en “El ojo en el ombligo

  1. Pingback: Brunch » Snack: después de Hipster, Yuccie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s