El imperio de Steve Buscemi

Encarna a un implacable capomafia en “Boardwalk Empire”, la serie producida por Scorsese que va por su tercera temporada. Por qué hoy la tele le gana al cine, según este ícono del cine independiente.

Entrevista con Steve Buscemi

Steve Buscemi

// Por Nicolás Artusi / Nueva York

Bajo una llovizna impiadosa, el capomafia y su protegido mantienen una conversación de gravedad elegíaca hasta que el mayor mete la mano derecha en el bolsillo izquierdo del saco, empuña una pistola, apunta a la cabeza del menor y dispara. Tragedia griega en la Atlantic City de los años ’20. En la escena final de la segunda temporada de la serie Boardwalk Empire, la televisión se vuelve todo lo seria que puede ser, en su ambición por contar la Gran Novela Americana ya no en palabras sino en imágenes. Y la frase del mafioso Enoch “Nucky” Thompson, en la cascada voz del actor Steve Buscemi, adquiere resonancias bíblicas a la vez que se gana un lugar en el Libro Sagrado de la Televisión: “No busco el perdón”. El padre mató al hijo. 

“Así es como Nucky es”, contesta Buscemi lacónico cuando se le pregunta si el giro de la trama fue una sorpresa para él. Habla lo justo sobre su personaje y de las exigencias de “mantener a la familia unida”. Con la producción ejecutiva de Martin Scorsese, que dirigió un épico primer episodio que costó 18 millones de dólares, la serie creada por Terence Winter (guionista de Los Soprano) toma la posta como emblema de la TV de calidad y traza una parábola elíptica entre aquella historia del padre de familia en el final de sus días como mafioso y ésta del hombre que construye los cimientos del Crimen Organizado en los Estados Unidos. “Desde Los Soprano y con lo que vino después, la tele llegó al punto más alto de lo que puede ser. Las series son las nuevas películas porque se pone mucho más cuidado en la TV que en Hollywood”, compara Buscemi: “La gente dejó de ir al cine pero ahora tiene estas películas en su televisor”.

Callado y reconcentrado, Buscemi recibe a Brando en una suite elegante del hotel Crosby, en el Soho neoyorquino, donde la prensa es invitada para ver el estreno de la tercera temporada de Boardwalk Empire (domingos a las 21 por HBO). Su ingreso a la habitación viene precedido por un viento fresco, como si entrara un espectro: de piel casi transparente y una lividez general que impresiona, asiente cuando su jefa de prensa manda a guardar las cámaras de fotos y él mismo prohíbe: “Sin grabadores ni anotadores”. Silencio. Risas. En boca de Buscemi, la broma corta el aire como un cuchillo de doble filo. “El es uno de los mejores canallas, cerdos y psicópatas enfermizos de los bajos fondos”, lo describe el New Biographical Dictionary of Film, que no duda en compararlo con el mítico Peter Lorre. Icono vivo del cine independiente norteamericano, se eternizó en una discusión sobre la obligación de dejar propina en los restaurantes como el Mr. Pink de Perros de la calle, fue un secuestrador indolente en Fargo, vio esparcidas sus cenizas en El gran Lebowski y recibió el Globo de Oro y muchos otros premios por su papel como Nucky en Boardwalk Empire, trabajo al que insiste en quitarle todo el glamour del star-system: acaso por eso viva en Nueva York y no haya querido mudarse a Hollywood. “¿Qué expectativas tenía con mi primer protagónico en TV? Me preguntaba cuánto trabajo sería y recién ahora me respondo: es mucho laburo. Es como filmar una película, son ocho meses de rodaje. ¡Y yo estoy en cada episodio! Grabo hasta el viernes a la noche y vuelvo a trabajar el lunes a la mañana”.

Una rutina de asalariado para el que cobró su primer sueldo a los 23 años como bombero en Little Italy, y una actitud de héroe, ya no en las películas sino en la vida: el 11 de septiembre del 2001 se presentó como voluntario y estuvo una semana removiendo escombros entre las ruinas del World Trade Center. Entonces no permitió que le sacaran fotos ni le hicieran entrevistas. “Vengo de divertirme en Las Vegas y ahora tengo que volver a Nueva York”, se lamenta con el tono cansino de cualquier neurótico de Manhattan. En la Ciudad del Pecado filmó junto a Steve Carrell la comedia The Incredible Burt Wonderstone, que repasa la amistad de dos legendarios magos de casino, como los malogrados Siegfried & Roy: “Lo que más me divirtió de mi carrera fueron las comedias, haber filmado con Jim Carrey o actuar en 30 Rock”. En la sitcom fundamental del siglo XXI, Buscemi es un alelado detective privado con escasas capacidades deductivas que asiste a Jack Donaghy (Alec Baldwin) en los dislates megalomaníacos de cualquier CEO.

Liviano en la comedia, en el drama proyecta el peso de un actor de carácter. Cada semana, Boardwalk Empire demuele un beatífico mito fundacional norteamericano y muestra la construcción de un imperio con ladrillos manchados de sangre: “Yo no diría que Nucky sea simplemente un tipo malo, no creo que sea un psicópata: como todos, quiere ser feliz”, analiza Buscemi y agrega: “Es un tipo de familia”, cuando “familia” en realidad significa “mafia” desde los Corleone en adelante. “Si me topara con alguien como Nucky, no sé si querría ser su amigo, depende de las circunstancias”. En 1920, la Ley Seca dejaba las gargantas rasposas y ahí donde cualquier beodo necesitara un trago, el facilitador descorcharía botellas a cambio de algún beneficio. La línea que separa a un héroe de un villano es tan líquida como una gota de whisly. Para Buscemi, “en definitiva, Nucky es un político”.

Publicado en Brando

Anuncios

2 pensamientos en “El imperio de Steve Buscemi

  1. Me gustan mucho las series que manejan el tema de los “roaring twenties” y me agrada que HBO sacara boardwalk empire 3 se extraordinaria va la tercera temporada y ya espero los inicios de la próxima, excelente!! muy interesante!

  2. Me encanta Boardwalk Empire con Kelly Macdonald, no voy a negar que la razón por la que empecé a ver la serie fue Steve Buscemi, es un fantástico actor y ha estado increíble como Nucky a extrañarlo mucho después del fin de la serie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s