Filosofía de café

Es la segunda bebida más consumida del mundo y, para algunos filósofos, una pócima mágica para leer y entender el mundo: ¿qué dice el café de la cultura humana? El libro Coffee, Philosophy for Everyone compila ensayos de pensadores y antropólogos que analizan ética, estética, metafísica y cultura del café.

La bebida mágica que abre la puerta al intelecto

// Por Nicolás Artusi

“Todo exceso se funda en un placer que el hombre quiere repetir más allá de las leyes ordinarias promulgadas por la naturaleza”: ahí donde hubo un adicto después suele aparecer un converso. Maestro indiscutible de la novela realista y autor de La comedia humana, el pensador francés Honoré de Balzac tomaba cincuenta tazas de café por día como estímulo para su prolífica producción literaria. Acaso inspirado por Voltaire (ochenta tazas por día) o por Goethe (sesenta tazas), Balzac se convenció de que la sobredosis de café le provocaría una muerte precoz y, en un ejercicio de purgación masoquista, se obligó a masticar granos tostados y, con el pensamiento nublado por la penosa penitencia, escribió un delicioso brulote contra las infusiones, Tratado de los excitantes modernos: si es cierto que la verdadera fuerza del hombre se encuentra entre los dos excesos vitales, el intelectual o el sensual, para muchos pensadores el café fue el combustible mental que les permitió moderar la hybris y encauzar la libido. “El café produce una suerte de excitación nerviosa semejante al enojo: alzamos la voz; nuestros gestos expresan una impaciencia enfermiza; queremos que todo fluya como fluyen las ideas”, se maravilló Balzac antes de entregarse a la abstinencia estricta. Mientras la cafeína siga siendo la sustancia farmacológica más consumida del planeta, el “oro negro” será una pócima mágica que permite entender el mundo.  Sigue leyendo

Confesiones en la pista de baile

Siempre condenado al oprobio de los géneros musicales, el disco revive con un tributo que lo consagra como el salvavidas generacional para dos minorías perseguidas en los Estados Unidos de la década del ‘70: los gays y los negros. Si para sus detractores la música disco sólo fue el desfile de celebridades por Studio 54, la empalagosa música de los Bee Gees o el chico humilde de origen italiano de Fiebre de sábado por la noche, el libro La historia secreta del disco, de Peter Shapiro, descubre detrás de ese espectáculo de narcisismo, indulgencia y frivolidad una historia pocas veces contada: la del género nacido de la convergencia de las culturas marginales de los homosexuales, los afroamericanos y los inmigrantes latinos e italianos, en una época en la que el fracaso de la utopía hippie había dado lugar a la exclusión y la guerra de pandillas. El disco le dio un nuevo sentido a la idea de comunidad al promover la integración racial, sexual y de clase en la pista de baile, reuniendo a los excluidos alrededor de un lema: “Glamour entendido como acto de rebeldía”.

El auto que te escucha

La “generación pulgar” pronto podría descubrir que sus dedos se vuelven obsoletos: si la última novedad de los teléfonos inteligentes es la amable señorita que atiende las necesidades de su dueño, los autos también responden a la voz de su conductor: “Bajá el aire acondicionado” o “poné un tema de Frank Sinatra”. Ni milagro ni ciencia ficción: el invento se llama V2C y es, ni más ni menos, un sistema que permite controlar distintas funciones del vehículo sin usar las manos. Un micrófono incorporado en el sistema central del auto detecta las órdenes de voz (¡de vos!) y cambia la sintonía de la radio o controla la temperatura.  Sigue leyendo

En el limbo o en la nube

Los libros impresos y los discos compactos son posesiones materiales que nos pueden acompañar hasta el final de nuestros días y, después de la muerte, probablemente pasen a nuestros herederos. Pero, ¿qué pasa con los contenidos digitales? Este es el debate que se discute actualmente en los Estados Unidos. Los archivos digitales (libros, música, películas o revistas) entraron en un limbo legal después de la muerte de su legítimo dueño. Los consumidores pueden tener la impresión de que están “comprando” e-books o canciones en sitios como Amazon o iTunes, pero en realidad están adquiriendo una licencia de uso, que es intransferible a otra persona. Los expertos en propiedad intelectual no se ponen de acuerdo: ¿nuestros contenidos digitales deberían heredarse o quedar para siempre perdidos en la nube?

 

Cuando tenga 164

Ahora que la adolescencia termina a los 35 años, la longevidad trae un nuevo problema: ¿cómo hacer para
no morirse de aburrimiento?

Apuntes: vidas privadas

// Por Nicolás Artusi

Ese bebé que patalea, se queja en un gorjeo, exhibe su sonrisa desdentada y se hace pis encima muy probablemente llegue a ser un venerable anciano que patalee, se queje en un gorjeo, exhiba su sonrisa desdentada y… en fin. Los niños que nacen hoy serán los primeros de la Historia en tener una expectativa de vida de cien años y, según un informe de las Naciones Unidas, el hombre promedio ya está en condiciones de llegar entero a los 164. En su himno otoñal When I’m 64, Paul McCartney se preguntaba “¿quién podría pedir más que llegar a la vejez?”. Y si en pleno duelo electoral una propaganda radical se preguntaba: “¿Alguien quiere seguir con esto?”, la gerontología tendrá un desafío parecido, ya no al prolongar la carrera de la vida hasta alcanzar a una tortuga, sino: hacer que valga la penaSigue leyendo

El vino blanco es el nuevo tinto

“Todo lo que sabe sobre el vino blanco está equivocado”: con este título, la revista GQ presenta un informe de 8 páginas que se dedica a desmentir que sólo deba beberse cuando se coma pescado o durante el almuerzo. Con testimonios de chefs famosos, como Mario Batali, se intenta cambiar la imagen negativa del vino blanco en los últimos años: por ejemplo, se recomienda maridarlo con pollo frito, pizza o hamburguesa y se sugiere un varietal para cada estación del año. También se indica que no hay que enfriarlo tanto y que el decanter, tan útil para la degustación del tinto, también es indicado para el blanco. ¡Salud!

“La única diferencia entre el vino blanco y el vino tinto es la mancha que éste deja sobre la ropa” –Alan Richman