Los diarios locales se vuelven globales

El sitio de The New York Times perdió el primer puesto como el más leído del mundo: fue superado por el inglés Daily Mail. Según la revista The Economist, el dato resume una nueva realidad para los medios tradicionales: las publicaciones locales se vuelven globales. Sólo una cuarta parte de los lectores del Daily Mail son ingleses. La tercera parte de los lectores de The Guardian está en los Estados Unidos. El 42% de los lectores del español El Mundo está en América latina aunque, en Madrid, El País había sido pionero al promocionarse como “el periódico global en español”. Otro de los signos informativos de los tiempos digitales está en el cetro de los sitios más leídos: entre los primeros cuatro está The Huffington Post, que ya abrió sitios en Inglaterra, Canadá y Francia, está por salir en Italia y España, y analiza también aparecer en Alemania, Brasil, Grecia y Japón.

Anuncios

Pequeña gran manzana

El diseñador Christoph Niemann recrea con piezas de Lego los íconos más reconocibles de Nueva York.

// Por Nicolás Artusi

Si el gran invento urbanístico de la modernidad fue la cuadrícula (esa disposición de la ciudad según el patrón de una grilla), él lleva esa visión geométrica hasta el extremo: en su libro I Lego N.Y. (je), el ilustrador alemán Christoph Niemann rinde tributo a la ciudad más querida con los ladrillitos de plástico y un poder de síntesis que convierte unas pocas piecitas amarillas, grises y blancas en… Marilyn Monroe.  Sigue leyendo

Diez pasos para volver al estrellato

Un escándalo judicial, un romance inconveniente o, simplemente, un cuarto de hora que pasó. El morbo nos incita a saber todo sobre las celebridades caídas en desgracia y, mientras el E! True Hollywood Story se enfoque en el quebranto, otros apuestan por la resurección: con Jennifer López como ejemplo de la superstar que desapareció de las disquerías y se convirtió en carne (¡culo!) de talk-show,  Vanity Fair, la revista de famosos por excelencia, publicó un decálogo para las estrellas caídas en desgracia que quieren volver a estar en el candelero. Tomen nota.  Sigue leyendo

El muñeco maldito

Ken, el novio de Barbie, cumplió 50 años y no muestra ni un signo de la mediana edad. Tampoco, hay que decirlo, demasiada virilidad.

// Por Nicolás Artusi

En abierto desafío a la crisis de la mediana edad, llega a la madurez con las facciones intocadas: ni una arruga surca el rostro siempre bronceado, ni un amago de calvicie ralea su cabellera siempre frondosa. Acaso demasiado esbelto para la estampa clásica de un hombre saludable, Ken, el eterno consorte de la muñeca Barbie, cumple cincuenta años y, si a ella se la criticó por la rotunda protuberancia de sus pechos plásticos o la inhumana circunferencia de la cintura, en él se hace más palpable la ausencia; lo liso es sinónimo de lo perfecto pero el muñecote se muestra sin relieves justo ahí donde los hombres nos exigimos la virtud de un amante superdotado: en la entrepierna.

Sigue leyendo

La adicción del pop a su propio pasado

Vivimos en una era en la que la cultura pop enloqueció por lo retro y la conmemoración: el reconocido crítico inglés de rock Simon Reynolds publica el libro Retromanía, la adicción del pop a su propio pasado, que analiza el furor por bandas que vuelven a juntarse, las reediciones, los mashups, las biopics y los documentales de rock. La sobreabundancia de influencias e imágenes del pasado producto de las nuevas tecnologías (MP3, iPod, YouTube, blogs, MySpace, Spotify, etc.) parece haber convertido a artistas y oyentes en arqueólogos, profanadores y archivistas. Y al reciclado y la recurrencia en rasgos estructurales de la escena musical. Reynolds se pregunta: “¿Nos dirigimos acaso hacia una especie de catástrofe ecológico-cultural, en la que la búsqueda en los archivos de la historia del rock también se agotará? ¿Qué sucederá cuando nos quedemos sin pasado? ¿Hay algo en el paisaje musical actual –artistas como LCD Soundsystem, Lady Gaga o The White Stripes– que sea lo suficientemente rico para sustentar formas futuras de revivalismo? ¿O es que acaso el reciclado degradará el material original hasta un punto en el que ya no se le pueda extraer valor de uso alguno?”.

Mal pronóstico para la tormenta de ideas

Inventado hace más de 50 años, el “brainstorming” está en el banquillo. Una nueva ola de estudios cognitivos dice que esta técnica de creatividad tiene un problema: no funciona.

// Por Nicolás Artusi

Con tres paquetes de cigarrillos por día, un trago old fashioned sobre el escritorio a la hora de la siesta y un riguroso arsenal de camisas almidonadas, hubo una época en que los hombres de Mad Men eran reales: cuando las agencias de publicidad no habían sido invadidas por metegoles y mesas de ping pong, un tal Alex Osborn, socio de la mítica agencia BBDO, escribió el libro Your Creative Power (Su poder creativo), que se convirtió en el best seller inesperado de principios de los ’50. Con una astuta combinación de autoayuda cientificista y anécdotas del negocio, a Osborn se le ocurrió uno de sus mejores eslóganes para vender su propia obra (“si lee este libro duplicará su potencial creativo”) aunque la epifanía llegara recién en el capítulo 33: Cómo organizar un equipo para crear ideas. Era el nacimiento del brainstorming . Formado en la rutina de inventar avisos para vender planchas de General Electric o navajas de Gillette, el gurú concluyó que, cuando las personas piensan juntas, se genera una “tormenta de ideas” capaz de resolver cualquier problema. Pero una nueva generación de estudios cognitivos desmiente la utilidad de la tempestad y afirma que el brainstorming tiene un solo inconveniente: no funciona.  Sigue leyendo

Dime cómo te fotografías…

Posadas o espontáneas, serias o graciosas, solos o en grupo: los retratos que subimos a las redes sociales dicen mucho sobre nosotros.

// Por Nicolás Artusi

Móvil en vivo desde mi muro de Facebook, señor director, imágenes ya: de arriba hacia abajo, Pablo P. muestra medio rostro, como si hubiera sido biselado por un cirujano sin carné habilitante; Fede B. se ilumina la cara con una linterna, como en un examen maníaco de fondo de ojo; Mary P. sacude la cabeza y revolea la melena en ambiente de fiesta electrónica; Alejandro S. grita junto a un alambrado con la camiseta de River. ¿Qué dicen de nosotros las fotos del perfil? Enigmático, introspectivo, atrevida. Descendido. Ahí donde Roland Barthes haya definido lo que se quiere ver en las fotos de la gente (“una imagen capaz de crear un impacto emocional desde el primer vistazo”), las redes sociales habilitan el retoque para todos: si es cierto que nadie es tan feo como en su foto del documento ni tan lindo como en su foto del perfil, del promedio saldrá una identidad verdadera.  Sigue leyendo

La guerra contra la juventud

François Hollande, electo presidente de Francia, ganó las elecciones con una propuesta concreta y audaz para combatir el desempleo: las empresas que contraten a menores de 30 años o a mayores de 55 no pagarán cargas sociales por esos empleados durante cinco años. Y los mayores deberán emplear el 25% de su tiempo laboral en formar a los más jóvenes. Después de la crisis financiera internacional se declaró la “guerra contra la juventud”, así bautizada por la revista yanqui Esquire: con niveles insólitos de desempleo, en Europa y en los Estados Unidos los jóvenes son los más perjudicados por el quebrando económico. Los datos son contundentes: en EE.UU., un mayor de 65 años gana US$ 170.494 promedio al año; un menor de 35 años, gana US$ 3.662. Desde que estalló la Gran Recesión, 1 de 4 jóvenes estadounidenses volvió a vivir con sus padres después de haberse independizado; 1 de 3 pospuso sus planes de casamiento; y 1 de 5 demoró la decisión de tener un hijo.