Placer gratuito: correr, como misión divina

// Por Nicolás Artusi

El trotecito apacible como epopeya, el pique en velocidad como remanso. Palpitación y taquicardia como epílogo para el sprint por el Rosedal, en el que me fantaseo a lo Usain Bolt, justo en la semana en que el hombre-jet corre 100 metros en 9 segundos, 58 centésimas. No es para tanto, sólo una cuadra. Más próximo al robot que al héroe, el maratonista profesional vuela sin despeinarse y, ahí donde la velocidad supersónica se vuelve reposo, me comparo con él: hierven las sienes, el corazón sube a la garganta, los muslos se agarrotan… y entro en Nirvana, pausado en el esfuerzo, soplando el viento como diría Dylan, curiosamente lúcido (el autoanálisis no se me da en circunstancias naturales), casi iluminado en el padecer.

Si fuera cierto que los corredores cumplen con tres de los valores más importantes para Nietzsche (disciplina, fortaleza y temeridad) para mí es, más que nada: placer gratuito. Una épica de la autoexigencia me hace convertir el paseíto bucólico en la ocasión de sentirme superhombre, aun con miserias de poquita cosa. Miro con sorna al que va más lento que yo, me jacto en lo íntimo de haberle sacado una vuelta al que humilla con el último souvenir de la industria del running. Gozo y me arrepiento. Si el rezo se vuelve un consuelo en tiempos de crisis, correr es un placer que seculariza la virtud divina: cuatro veces por semana religiosamente, con una rutina de chequeos casi aeronáuticos (atar los cordones, ablandar la suela, ajustar la rodillera, tomar el pulso, ¡respirar!), el maratón vocacional comparte con la misa un sistema de rituales. El deporte y la religión ofrecen las certezas de toda institución organizada, con sus reglas, sus disciplinas y sus liturgias. Y yo, con el cuerpo estigmatizado por el esfuerzo pero el alma en beatífica calma, suspendido en el movimiento continuo, me siento un santo.

Publicado en Ñ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s