Confesiones en la pista de baile

Siempre condenado al oprobio de los géneros musicales, el disco revive con un tributo que lo consagra como el salvavidas generacional para dos minorías perseguidas en los Estados Unidos de la década del ‘70: los gays y los negros. Si para sus detractores la música disco sólo fue el desfile de celebridades por Studio 54, la empalagosa música de los Bee Gees o el chico humilde de origen italiano de Fiebre de sábado por la noche, el libro La historia secreta del disco, de Peter Shapiro, descubre detrás de ese espectáculo de narcisismo, indulgencia y frivolidad una historia pocas veces contada: la del género nacido de la convergencia de las culturas marginales de los homosexuales, los afroamericanos y los inmigrantes latinos e italianos, en una época en la que el fracaso de la utopía hippie había dado lugar a la exclusión y la guerra de pandillas. El disco le dio un nuevo sentido a la idea de comunidad al promover la integración racial, sexual y de clase en la pista de baile, reuniendo a los excluidos alrededor de un lema: “Glamour entendido como acto de rebeldía”.

About these ads

Un pensamiento en “Confesiones en la pista de baile

  1. Pingback: Epifanía del domingo a la mañana | Nicolás Artusi

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s