Semillas de maldad

Ahora dicen que, desde que probaron la marihuana, “aman a toda la Humanidad”. Pero hace 10 años crearon la primera banda de teen pop nazi. Las descubrí en un viaje a California. Conozcan a las monstruosas Prussian Blue.

// Por Nicolás Artusi / Burbank, California

La ilusión de una América republicana y democrática se desvanece cuando la prensa te informa de cada paso de los miembros de la monarquía local (Paris, Mary Kate, Lindsay, Jessica) y directamente se pulveriza cuando te presenta a las que vienen en la línea de sucesión: las hermanitas Lamb y Lynx, princesas herederas del pop, cantantes del grupo Prussian Blue (“azul prusiano”), portavoces de la supremacía blanca y admiradoras confesas de Hitler. Si pasás una temporada en Burbank (“una ciudad tan conservadora que se parece más a Kansas que a la enloquecida Hollywood”, avisa Yahoo! Travel) podés encontrar su disco en la sucursal de Virgin o toparte con ellas al sintonizar ABC, el canal 7 del aire local, donde hicieron caritas ante las cámaras del programa Primetime. Lamb y Lynx Gaede son casi como cualquier americanita de 13, nativas de Bakersfield, acá nomás en California, y poseedoras de la mayor ambición nacional: alcanzar una estrella.

Parecen réplicas lobotomizadas de Avril Lavigne hasta que se ponen la remera estampada con el logo que los supremacistas blancos popularizaron en la América profunda: un “smile” monstruoso, caracterizado como el demonio de bigotito y flequillo. “¿El Holocausto? No niego que los judíos hayan muerto en campos de concentración“, le dice April, la mamá de las mellizas, al periodista Aaron Gell en el último número de la revista GQ: “Pero no creo que haya sido tan drástico como lo quieren hacer ver“.

Prussian Blue se formó en el 2001, durante el “Eurofest” en Sacramento, una reunión anual de la Alianza Nacional (la milicia neonazi más convocante): las rubiecitas cantaron a capella el himno fascistoide Ocean of Warriors y, ahí nomás, fueron fichadas por el extremista William Pierce, que los ofreció un contrato en Resistance Records, su propio sello (las milicias están tan organizadas como cualquier multinacional eficiente, y tienen su discográfica). Como una corderita aria, Lamb empezó a tocar la guitarra y Lynx, el violín. En menos de un año ya habían lanzado su primer disco (Fragment of the Future), que incluye un cover de un himno de la Wehrmacht, sí: las fuerzas armadas nazis.

“Todos hablan de los judíos pero la gente no entiende que, en un sentido amplio, la ideología del nacionalsocialismo es una cosa hermosa, realmente lo es”, se acalora April, que planea mudarse de barrio con sus chicas: la casa les queda estrecha a las princesas prusianas, celebridades de los mitines neonazis y ahora habitués de tabloides. Además, ya no quieren vivir en “Mexifornia” (sic): “Unos chicanos se mudaron a nuestro barrio: se sientan en el garage con la puerta abierta, tomando cerveza. En cinco años, toda la cuadra será mestiza“.

Las hermanas Gaede le agregan acordes teen pop (ellas dicen “pop punk”) al soundtrack imaginario de estas calles, donde la fantasía californiana de tolerancia vuelve a cero cada vez que cruza la calle aquel extraviado que parece en el día franco de la milicia (y, seguro: portador de carnet de la Asociación Nacional del Rifle) y entra a la disquería tal vez para pedir The Path We Chose, el segundo álbum de las Prussian Blue, que se grabó en septiembre en un estudio secreto después de que el ingeniero de sonido fuera amenazado de muerte. Hoy las chicas se consternan: “Es increíble lo intolerante que puede ser la gente“.

Publicado en el Sí!

13 pensamientos en “Semillas de maldad

  1. Me quedé mudo al leer la nota. Es más de lo mismo, es la ignorancia de estas generaciones, la falta de educación (o la errónea educación). Es un común denominador “world wide”. Acá la irracionalidad y vacío de las “juventudes” es enorme. Uno los mira y se le mezclan sentimientos adentro, bronca, lástima, tristeza, etc.

    En mi opinion personal, no creo que esto mejore, sino todo lo contrario. Va a empeorar.

    Saludos Nico.

  2. No me extraña nada. El pensamiento de esas chicas, debe ser apenas un poco mas extremo que el de gran parte de los Yankees. No solo piensan en matar judios, sino también Irakíes, Iraníes, Haitianos y latinoamericanos en general.

  3. …grabaron en Sptiembre (2011???) y ahora se consternan?… no me quedo claro, creo que lo que mas shokea es la soltura con la que hablan. Yo vivo en Suiza y aca y en Alemania tambien hay nazis, pero no tienen espacio ni cabida para hacer musica o ser escuchados en la radio… El problema es que el sistema nos quiere ignorantes y la ignorancia tiene este tipo de consecuencias.

  4. La verdad que creo que el ser Nazi es un pensamiento politico y si este es un partido politico que tiene mala fama es por algo no estoy ni a favor ni en contra de este partido pero si estas chicas quieren hacer musica diciendo que son nazis no le veo ningun mal, de ultima es musica y es una de las pocas cosas que siguen siendo de libre creacion

  5. Que porquería!!! si hay algo que odio, es el nazismo. No odio a ninguna otra cosa ni a nadie. Porque estos tipos no dejan vivir a nadie. Y confieso que también les tengo miedo, dado que el mismo error se comete varias veces en la humanidad. Por eso creo que vos, Nico publicaste esta nota para prevenir a la gente.

  6. Para la tranquilidad de todos (o muchos), lean esto (fuente wikipedia):
    “Lynx and Lamb were about 14 when they decided that they wanted to cease touring. In 2011, in an interview with The Daily, the twins renounced their previous politics.[7] Lamb was quoted saying “I’m not a white nationalist anymore. My sister and I are pretty liberal now.”

    Que alivio! Se ve que se instruyeron un poco!

  7. El problema del neo nazismo (y del neo setentismo argentino en todo caso) es que nos pone en una situación incomoda a todos aquellos que pensamos que cada uno es libre de ser como quiera mientras no afecte a los demás. He tenido compañeros de facultad abiertamente nacional socialistas que defendían a ultranza a Hitler tanto como los comunistas a Stalin. ¿Cuál es el punto donde empezamos a juzgar y oponernos al otro? ¿Es aberrante escuchar a dos rubias pre-adolescentes pero no tener aun hoy en día en los medios argentinos, voces que se refieren a los desaparecidos como subversivos?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s